Denuncian a Justin Quiles por un concierto no autorizado en Tenerife

Cientos de personas acudieron a la playa de La Tejita para ver al artista, que formaba parte del cartel del suspendido Raggaeton Beach Festival

EFE Santa Cruz de Tenerife

La asociación ecologista Salvar La Tejita ha presentado oficialmente una denuncia ante la Agencia Canaria de Protección del Medio Ambiente (ACPMA) contra el concierto no autorizado que Justin Quiles dio este domingo en la playa, que es un espacio protegido, y que provocó un colapso de 17 kilómetros en las carreteras.

En un comunicado, la asociación ecologista informa de que además de denunciar al «artista» por organizar un evento en una Zona de Especial Conservación, ha acompañado su denuncia de fotos y vídeos para que los participantes en el concierto puedan ser identificados, en especial quienes se situaron «sobre especies de flora protegida».

Aunque reconoce que el evento sólo se anunció a través de las redes sociales «horas antes» de que tuviera lugar, Salvar La Tejita se declara «totalmente decepcionada, aunque no sorprendida, por la inacción» de los cuatro cuerpos de policía y de las administraciones públicas para evitar lo sucedido.

Sobre todo, cuando «cientos de vehículos llegaron al lugar, haciendo evidente que un evento estaba a punto de tener lugar».

La asociación espera «la intervención rápida» de la ACPMA, aunque no descarta «nuevas denuncias ante la Fiscalía si fuera necesario».

Críticas

La denuncia se produce después de que la Fundación Telesforo Bravo-Juan Coello también elevara sus críticas al cantante. Bajo el título «Tenerife. El hazmerreír medioambiental», la citada Fundación, que se dedica a la divulgación científica y medioambiental, ha calificado en sus redes sociales este concierto como « nuevo capítulo de un culebrón vergonzante que debería empezar a producir dimisiones si viviéramos en un país con una democracia de calidad«.

«Vamos a contar una historia que produce vergüenza ajena y una indignación que no desaparece con las horas», asegura la Fundación, que relata que el cantante Justin Quiles «se siente frustrado porque el Ayuntamiento de San Miguel, actuando correctamente, suspende su concierto y el de otros artistas«.

Alude de esta manera a que Quiles formaba parte del cartel de artistas del Reggaeton Beach Festival, que tenía previsto celebrarse el 30 de julio en Amarilla Golf y que fue suspendido por el Ayuntamiento de San Miguel de Abona por razones de seguridad.

Pero el cantante estadounidense de origen portorriqueño «no quiere dejar sin concierto a sus seguidores» y los convoca en la playa de la Tejita, Reserva Natural Especial y área protegida de la Red Natura 2000, añade la Fundación.

«El ciudadano Quiles parece desconocer que hay que pedir autorización para organizar un concierto en una playa y en un área protegida y la que lía es de proporciones gigantescas«, pues en pocas horas se concentran más de 7.000 personas »que colapsan carreteras y pisotean plantas, hábitat de muchos animales y claves en el mantenimiento del sistema dunar«.

Atasco

Las carreteras de Las Chafiras-Los Abrigos, Los Abrigos-Atogo, Los Abrigos-El Médano, Hermano Pedro, El Médano-San Isidro se colapsan y no se puede circular ni por una emergencia. En total son 17 kilómetros de carreteras con la gente detenida en sus vehículos, sin contar el colapso que también se produce en la TF-1, añade.

Si se hubiera producido un accidente, no se podría haber evacuado a los heridos, continúa la Fundación, que señala que la Policía Local de Granadilla levanta acta, pero no impide que se celebre el concierto.

Para la Fundación medioambientalista, Justin Quiles es responsable de varias infracciones administrativas y puede que de algún delito pero, añade, «como siempre pasa con los que vienen de fuera, tiene patente de corso para hacer lo que le venga en gana y no responderá por lo que lo hizo», pues las autoridades de la isla «harán todo lo posible porque salga de rositas».

En cuanto a los responsables políticos de la Subdelegación del Gobierno de España, Gobierno de Canarias, Cabildo de Tenerife y Ayuntamiento de Granadilla, nadie dará explicaciones y nadie dimitirá, asegura.

Para la Fundación Telesforo Bravo-Juan Coello, «estamos viviendo un momento muy peligroso para la supervivencia del sistema democrático: la quiebra del estado de Derecho por quienes deberían defenderlo».