La playa de La Cícer (en la foto) sería una de las afectadas entre 2050 y 2100. / c7

La subida del nivel del mar afectará a 147 playas de Canarias en 2050

Se verá en riesgo un 2 % de la población, que tendrá que reubicarse en el interior de las islas

EFE Santa Cruz de Tenerife

Los procesos de inundación de la costa derivados del cambio climático afectarán a 147 playas de Canarias en el año 2050, con una pérdida total de superficie del 10,6 por ciento y, a final de siglo, casi el 45 % de los arenales de las islas estarán dañados por el mismo motivo.

Algunas de las playas que se verán afectadas en más de un 90 % de su superficie entre 2050 y 2100 son en Tenerife la playa Abama, del Porís, de la Jaca, de los Guíos, de Valleseco, Alcalá, Ancón y Diego Hernández, entre otras.

En Gran Canaria son La Cícer, El Arenal, Guayedra, Cernícalo, El Roquete, La Ballena, Llanillo, Lagarto, Los Nidillo, Pedrazo y Bahía Feliz, entre otras.

Así lo ha informado este viernes el consejero de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias, José Antonio Valbuena, quien ha comparecido en comisión parlamentaria para hablar del impacto del cambio climático en las costas canarias dentro del plan de impulso al medio ambiente, Adapta Costas Canarias.

Según se desprende de este estudio, las pérdidas económicas directas estimadas, asociadas tanto a los procesos erosivos como a los procesos de inundación costera derivados del cambio climático, pueden alcanzar un 11 % del PIB actual en el peor escenario de cambio climático en 2100.

Guayedra (en la foto) también podría verse afectada. / Francisco Socorro

El impacto más importante, y que podrá componer hasta el 75 % de las pérdidas económicas directas estimadas, corresponde a los efectos de la erosión estructural o permanente sobre las playas.

Los territorios de las islas orientales, Fuerteventura y Lanzarote, estarán sometidos a riesgos significativamente más elevados en 2050 y 2100, aunque la isla con más riesgos es Gran Canaria y el municipio más afectado Las Palmas de Gran Canaria.

Teniendo en cuenta todos los impactos socioeconómicos y ecosistémicos modelizados, se han identificado 47 tramos de costa de alto riesgo acumulado en Canarias que deberán ser objeto prioritario de estudios de detalle y de planes de adaptación al cambio climático a nivel local.

Riesgos para la población

Asimismo, la subida del nivel del mar puede afectar a un 2 % de la población, lo que supone unas 46.000 personas, que tendrán que reubicarse en el interior de las islas. Este número se puede ver incrementado de forma notable, pues para su cálculo no se ha tenido en cuenta el incremento poblacional que se pueda producir.

También, el 7,5 % de la población turística tendrá que ser reubicada y, según se desprende de este estudio, se verán perjudicados 50 hectáreas de cultivo y 127 infraestructuras, como el aeropuerto de Lanzarote y la potabilizadora de Puerto del Rosario, entre otras.

Además, hay cuantificados 38 bienes patrimoniales, como el mercado y el castillo de La Luz, mientras que el patrimonio natural perjudicado es del 0,20 %, ha detallado el consejero en su intervención en comisión parlamentaria.

La Consejería de Transición Ecológica encomendó la redacción de Adapta Costasa a la empresa pública Cartografía de Canarias SA (Grafcan) que, a su vez, ha contado con la asesoría y la asistencia de cuadros técnicos y científicos propios, así como del Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria (IHC) y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

Reacciones políticas

La diputada de CC Beatriz Calzada ha pedido a que se ataque directamente a las consecuencias, como la afección del turismo, para lo que ha señalado que sería necesario una diversificación económica.

La diputada del PP Luz Reverón ha lamentado que la situación para Canarias es «dramática», por lo que ha dicho que toca «hacer pedagogía» y «algo que hacer con consenso político» ante, por ejemplo, la desaparición de las playas de Las Teresitas, Famara o Las Canteras de cara al año 2100.

El diputado de Sí Podemos Canarias Manuel Marrero ha recordado que Canarias es la comunidad con más kilómetros de costa de toda España junto con Andalucía y ha pedido un compromiso para consensuar medidas que aborden la consecuencias del cambio climático que sigan adelante aunque cambie el gobierno.

El diputado de la Agrupación Socialista Gomera Jesús Ramos ha señalado que «no hay momentos para dudar, hay que empezar a actuar», más cuando hay un 2 % de la población canaria que va a tener que realojarse en el interior de las islas, ha advertido, al tiempo que ha pedido un estudio del impacto en las infraestructuras portuarias.

El diputado del grupo mixto Ricardo Fernández de la Puente ha admitido que los datos ofrecidos por el consejero «son preocupantes» y le ha pedido al Gobierno que aborde los problemas derivados del cambio climático.

La diputada del PSOE Ventura del Carmen Rodríguez ha apuntado que el turismo tendrá que cambiar no solo porque suba el nivel del mar sino también por la desertificación y el aumento de las temperaturas.