Reconocen que atacaron a la madre de un bebé que lloraba