Turistas haciendo cola en un local del sur de Gran Canaria. / ARCADIO SUÁREZ

Los prórroga protege cuatro meses más a 83.500 canarios y al 70% de empresas

Los empresarios de las islas aplauden el acuerdo final que permite a la hostelería y al comercio seguir con las medidas de ayuda públicas

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria.

La nueva prórroga de los ERTE aprobada ayer por el Consejo de Ministros mantiene la protección para más de 83.500 trabajadores canarios que aún siguen inmersos en expedientes de regulación de empleo temporal seis meses después de decretarse el estado de alarma. Además, la inclusión final del comercio y la hostelería en el acuerdo sellado por el Gobierno con sindicatos y patronales permite que más de 60% de las empresas del archipiélago puedan seguir acogiéndose a estas ayudas públicas.

También beneficia a Canarias que la tercera prórroga de los ERTE se hay extendido a cuatro meses, hasta el 31 de enero, ya que se incluye el período navideño. Sin embargo, las islas reclama que el sistema se mantenga hasta Semana Santa, una puerta que queda abierta mediante un cláusula adicional que se aplicará a la vista de la marcha de la pandemia y de la economía.

Los empresarios turísticos de las islas fueron los primeros en aplaudir ayer el acuerdo para mantener los expedientes de regulación de empleo temporal y sus condiciones. Para, la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro (Ashotel), aunque haya sido 'in extremis', existe «sastifacción» por el acuerdo alcanzado en la mesa de diálogo social entre el Gobierno de España, la patronal CEOE y los sindicatos mayoritarios (UGT y CC OO) para prorrogar los ERTE hasta el 31 de enero de 2021.

«Tenemos un buen acuerdo, no es el mejor, porque ya sabemos que cualquier carga salarial para una empresa que está cerrada es una losa importante, pero el Gobierno de España ha movido sus posiciones iniciales de una forma que entendemos positiva para conservar el empleo y ayudar a que nuestras empresas no desaparezcan», apuntó mediante un comunicado el presidente, Jorge Marichal, quien añade que «se ha conseguido una buena cifra para las exoneraciones a la Seguridad Social» y ahora se abren cuatro meses «para tratar de levantar la industria».

Asimismo, la patronal turística entiende que el pacto alcanzado inicialmente por el Gobierno y los sindicatos, al que se ha sumado la CEOE, es también positivo porque además de incorporar al sector alojativo, incluye a gran parte de la cadena de valor del sector turístico que pueda demostrar su dependencia, y que en Canarias es bastante elevado, en torno al 60% o el 70% de las empresas.

El acuerdo permite ampliar los ERTE hasta el 31 de enero de 2021 y los sectores más dañados, entre ellos el turismo -no solo el de alojamiento- son los principalmente protegidos.

Así, se detallan tres tipos de ERTE: de suspensión, para empresas que se han visto afectadas por cierre decretado por la administración o que llevan cerrados meses; de limitación de actividad, para las que tienen cortada su actividad, como los aforos en teatros, por ejemplo y los ERTE por sectores, limitados a unos CNAE (Clasificación Nacional de Actividades Económicas) vinculados a actividades turísticas, este último supuesto referido a las empresas de alojamiento turístico.

En este caso, la exoneración de la Seguridad Social será del 85% para las empresas de menos de 50 trabajadores y del 75% a las que tienen más de 50. Un aspecto novedoso y muy positivo de este acuerdo, prosigue Ashotel, es que se exonera con el mismo porcentaje a los trabajadores a los que se ha sacado del ERTE y a los que permanecen en él. «Esta circunstancia es uno de los logros más destacados y de las peticiones reiteradas que desde Ashotel venimos realizando estos meses para lograr esa flexibilidad que permita al empresariado ser valiente para sacar del ERTE al personal que necesite sin necesidad de arriesgar ante la posibilidad de tener que volver a meterlo por una caída de la actividad, derivada de la pandemia», explicó Marichal.

En Canarias hay aún 83.500 personas en ERTE, de las cuales un porcentaje importante lo son de sectores afines al turismo y ahora se garantiza que los trabajadores en ERTE seguirán cobrando el 70% de su base reguladora y no les computará como consumo de su prestación por desempleo.