Borrar
La lava amenaza 400 hectáreas de cultivo en Los Llanos de Aridane, casi todo de plataneras. COBER
CRÓNICA DESDE LA PALMA

La Palma 'duda' de las ayudas

«Los palmeros tienen la impresión de que las ayudas o no llegarán o se demorarán mucho tiempo, atrapadas por la burocracia. Temen que lo prometido sean solo titulares de prensa y que con el tiempo caiga en el olvido»

SILVIA FERNÁNDEZ

Miércoles, 22 de septiembre 2021, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las administraciones han empezado a moverse para tratar de dar respuesta a los ciudadanos de la isla de La Palma. El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, se ha comprometido con los palmeros a estar ahí y ayudar hasta que la isla se haya reconstruido en su totalidad mientras el jefe del Ejecutivo canario, Ángel Víctor Torres, logró ayer el compromiso de Europa de ayudas por más de 400 millones de euros.

Sin embargo, la sensación generalizada de los palmeros es de escepticismo hacia los políticos. Cuando hablas con ellos, la mayoría tienen la sensación de que esas ayudas son solo titulares de prensa que se han dicho en un momento en el que la erupción de La Palma ocupa la actualidad mediática de todo el país e incluso de fuera y temen que, una vez que pase este primer momento, decaigan en el olvido. Entre los que sí creen que se articulará algún tipo de ayudas, el temor es que éstas tarden en llegar como sucedió en Lorca. En aquel terremoto unas 2.000 familias perdieron sus casas y tras muchos trámites aún hoy hay algunos que, atrapados por la burocracia, no han percibido lo que les corresponde. Entonces lo que funcionó bien fue la solidaridad, al igual que ha ocurrido estos días en la isla de La Palma. Es realmente asombroso ver la reacción de las personas que de forma inmediata dan lo que tienen para animar y hacer más llevadera la situación de sus vecinos, a los que no conocen de nada. Las personas están donando alimentos, ropa, enseres e incluso viviendas. De nuevo, un fenómeno de consecuencias negativas activa la solidaridad de todo un país. Desde distintos puntos de España han llegado mensajes de personas y empresas interesándose en ayudar y aportar su granito de arena. Sin embargo, aunque hoy la comida preparada para entregar a los evacuados ha llegado a sobrar, lo que faltan son casas. Los evacuados están realojados en un albergue, que era un antiguo campamento militar, pero existe cierto malestar porque el lugar no reúne condiciones y no es cómodo.

La Palma es una tierra abierta y solidaridad pero muchos de los evacuados no entienden que se les realoje en un albergue y que, cuando llegaron inmigrantes a la isla, se les alojara en complejos turísticos.

«Están en riesgo casi el 20% de los plátanos de la isla. Los productores dudan de una respuesta rápida»«Hay malestar entre los evacuados porque los días pasan y no hay noticias de reubicación en una casa o hotel»

Es cierto que la isla está ahora mismo al 100% de ocupación de sus hoteles. La evacuación de Puerto Naos obligó a hospedar a los turistas que allí estaban en complejos. Además, la llegada masiva de medios de comunicación de prácticamente todo el mundo, incluso de Estados Unidos, y de científicos ha llenado los establecimientos alojativos de la isla bonita. Sin embargo, a medida que esas plazas se vayan vaciando el Cabildo de La Palma junto al Gobierno tiene que empezar a reubicar a los evacuados. Y si no son hoteles tendrán que ser viviendas en alquiler. El drama de estas familias es que no solo han perdido su casa sino también la tierra en la que se ubicaba y que era de su propiedad.

En otro tipo de fenómenos como un terremoto o un temporal, una casa se cae y puede volver a levantarse. El problema aquí es que estas personas no tienen lugar donde construir una nueva vivienda. Donde estaba su casa hay ahora una lengua de lava. que muy probablemente será recalificada y contará con algún tipo de protección medioambiental.

No solo los ciudadanos que han perdido sus propiedades dudan de los políticos. También lo hacen los productores de plátano que tienen sus fincas en Los Llanos de Aridane y que están amenazadas por la lava. Nada más y nada menos que 20 millones de kilos de plátano al año se producen al año en la isla de La Palma se localizan en esa zona (casi el 20%). Muchos de ellos quedarán sepultados por la lava pero hay otra parte que, si no se actúa rápido, se perderá por la falta de riego y porque no se va recoger la fruta que ya está a punto. La lava ha pasado por encima de carreteras, cortando el acceso, y ha arrasado con las tuberías de riego. Los plataneros demandan una actuación rápida y al margen de la burocracia para impedir la pérdida de esa fruta que, según aseguran, sería un «mazazo» para la economía de La Palma, cuya principal fuente de ingresos es el plátano.

En invierno es cuando mayor precio alcanza la fruta y cuando aumenta la demanda en el mercado peninsular. Perder esta producción supondría unas pérdidas millonarias y la desaparición de puestos de trabajo directos e indirectos. «No podemos llegar tarde. Sería una debacle», asegura el presidente de la patronal de La Palma, Tomás Barreto.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios