Carátula de la querella interpuesta por la Fiscalía. / C7

Negó saber que dos jefas dijeron que RR7 era una empresa pirata

Para que no les ejecutara el segundo pago de dos millones por anticipado

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO

Negó Conrado Domínguez haber tenido conocimiento de la reunión que mantuvo Ana María Pérez con dos jefas de servicio del SCS, quienes le alertaron de que RR7 podría ser una empresa pirata. Todo ello para que no les ejecutara el segundo pago de dos millones por anticipado.

«En ningún caso», respondió a preguntas del fiscal Ródenas. «Solo tuve conocimiento», añadió Domínguez, «porque me lo comentó Ana después«. Además, tuvo una reunión con tres jefas de servicio donde le manifestaron la necesidad que para cualquier compra era necesario un informe de la dirección general competente que se debía incorporar a los contratos. Esta versión choca frontalmente con la ofrecida por las dos jefas de servicio al fiscal, que dijeron haber advertido a Ana María Pérez de que no abonara el total del contrato.

Modificó un contrato extinguido:«Sustituía un material por otro»

Domínguez dijo conocer que un contrato extinguido no podía modificarse, pero alego que todo partió de RR7:«De la solicitud que hicieron una vez que supieron que estaban en periodo de reintegro. Ofrecieron sustituir un material por otro y ahí está la resolución». Dijo que lo consultó «no sé si con los servicios jurídicos o la secretaría general técnica». Les dijo «que las circunstancias habían cambiado. Me hice cargo yo, llamé a Samuel y le dije que en ningún caso un millón, que tendrían que ser más».