Saúl Perera, en el convoy ayer camino de Polonia. / IMAGEN DE TELEVISIÓN CANARIA

«Llevamos más de 30 horas sin dormir y no sabemos cuando llegaremos a Polonia»

El moyense Saúl Perera continuaba ayer su viaje hacia la frontera en un convoy en el que viajaba otro canario de Firgas. Un tinerfeño salía en coche privado

B. Hernández
B. HERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

Saúl Perera conducía ayer un coche consular en el éxodo de los españoles que están en Ucrania hacia Polonia. Después de más de 30 horas sin dormir y más de 24 de viaje, desconocía cuando podría cruzar la frontera con Polonia, su destino para poder regresar a España.

Después de que lo despertaron las sirenas antiaéreas en Kiev a primera hora de la mañana del jueves, este moyense se incorporó al convoy organizado por la Embajada española para abandonar la capital ucraniana y escapar del asedio de las tropas rusas. Lo que en principio iba a ser un viaje de pocas horas para cruzar la frontera hacia un país vecino, acabó convirtiéndose en una larga odisea.

Unas cuarenta personas -entre ellas cerca de una decena de niños- acompañaban a Saúl en dos guaguas que salieron el jueves de la ciudad escoltados por la Policía Nacional. Una vez en carretera tuvieron certeza de que la salida iba a ser más complicado de lo previsto: el caos se había adueñado de todo el país y las carreteras practicamente se encontraban colapsadas por miles de ciudadanos ucranianos que también tomaron rumbo a la frontera de países vecinos para ponerse a salvo.

Ante el largo camino que les quedaba por delante, este grupo de españoles se desplazaba ayer en coches consulares -siempre acompañados de los GEO que les iban abriendo camino «de forma segura»-, se iban turnando para conducir porque «ahora mismo la sensación es de absoluto cansancio, después de más de 20 horas sin dormir», apuntaba Saúl desde un área de descanso donde el convoy hizo una parada de un par de horas porque el acceso a Polonia «está complicado», ya que «la frontera se encuentra bloqueada». El personal de la embajada tampoco tenía mucha información porque los datos «cambian minuto a minuto».

Perera se encontraba de manera fortuita en Ucrania cuando Rusia invadió Ucrania grabando un programa de televisión. Ingeniero de Telecomunicaciones y residente en Barcelona,

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, confirmó ayer que desde que se inició esta guerra, contactó con el Ministerio de Asuntos Exteriores quien el confirmó la presencia de cuatro canarios en el país del este. Además de Saúl Perera, procedente de Moya, hay un firguense -que también viaja en el convoy- y un ciudadano del municipio tinerfeño de El Rosario que había decidido salir del país en un coche particular. Un menor de Arucas permanece en el país con su madre y se encuentra «en perfecto estado», puntualizó Torres, que ha hablado con todos ellos por teléfono.