Francisco Santana, presidente de la Asociación de afectados por hipotecas. / J.L.CARRASCO

«La vivienda es un drama, hay familias esclavizadas por poder vivir en sótanos»

La asociación Ahinor prepara con autoridades y agentes sociales un plan pionero frente a la falta de viviendas, los alzamientos y deshaucios

C. DE INZA Arrecife.

El presidente de la Asociación de Afectados por Hipotecas en Canarias (Ahinor), Francisco Santana, -entidad que tiene base en las siete islas-, quien estos días ha mantenido encuentros con la presidenta del Cabildo, con alcaldes de todos los municipios, con el Colegio de Abogados y con el de Graduados Sociales para resolver la situación de la falta de vivienda, señala que el problema es realmente grave y cada día va a peor.

A su juicio y según los datos que su asociación maneja, el Plan de Viviendas sociales para la isla, solo contempla 350 viviendas, cuando son necesarias unas 15 o 20.000, y relata que la realidad actual es tan grave que «hay miles de familias en situación de esclavitud, a las que se llegan a pedir 400 y 500 euros por vivir en cuartos de sótanos o incluso en lugares infrahumanos».

Según Santana, «nos estamos encontrando con familias viviendo en cuartos de máquinas de piscinas, entre productos tóxicos, y otros más sangrantes, de forma que se existe una auténtica situación de esclavitud en torno al problema de la vivienda».

«Hay gente en cuartos de piscinas, habitaciones con camas calientes, y siguen ejecutando desahucios por tres letras impagadas»

González, que conoce la problemática de primera mano en todas las islas, señala que en Lanzarote y Fuerteventura se viven situaciones tan graves como personas y familias que pasan la noche en casas solo una noche y al día siguiente se marchan para no ser denunciados como okupas, o cientos de personas en la isla y miles en toda Canarias que se han empadronado en bancos de la calle, en farolas, en soportales o en paradas de guaguas, para poder acceder a alguna ayuda» y añade que «hay cada vez más casos de personas en Arrecife que comparten la misma habitación e incluso la misma cama», explica.

En total la asociación gestiona más de 250 casos de ejecuciones de hipotecas o ejecuciones por alquiler en la isla (693 en Canarias en el primer trimestre), y señala que «uno de los problemas más graves es «el desconocimiento y la falta de información, de la cual se aprovechan muchas veces los bancos para ejecutar deshaucios por cláusulas de vencimiento anticipado de hipotecas, iniciando el desahucio cuando el cliente lleva varias letras sin pagar, cuando desde el año 2009 el banco no puede iniciar la ejecución hasta que se hallan superado las 12 letras impagadas en el primer tramo del préstamo, y hasta 15 en el segundo tramo».

También explica que «muchas personas desconocen que en un procedimiento de lanzamiento o desahucio, siempre hay tiempo de recurrir, «por eso queremos informar a la gente, por que muchas personas o familias abandonan su casas sin saber que tienen derechos y creemos que si compartimos nuestro conocimiento, nuestro bagaje evitaremos miles de deshaucios». Por eso, señala que han mantenido reuniones para poner en marcha un proyecto pionero, forma que podamos atajar este problema».

También explica que para mejorar la actual situación piden a los bancos que den carencias con el euribor al 0,25; quitas de un 25% del total de la deuda; daciones en pago como aval, y un alquiler social de siete años que son medidas en vigor desde 2017 mediante Real Decreto, y que los bancos no aplican».