Playa de Las Cucharas, en la primavera de 2020, con las hamacas retiradas. / CARRASCO

Teguise inicia gestiones para recuperar hacamas y sombrillas en tres playas

La tramitación ante Costas deberá servir para sacar a concurso la explotación del mobiliario hasta fechas mediadas de 2025

JOSÉ R. SÁNCHEZ Teguise.

Desde la primavera del pasado año, coincidiendo en buena medida con los efectos de la pandemia, no hay hamacas y sombrillas en las principales playas de Costa Teguise, una vez que el Ayuntamiento de Teguise y el explotador del mobiliario decidieron no renovar el acuerdo firmado en 2018. Para recuperar la presencia del material, por parte municipal se están haciendo gestiones ante la Demarcación de Costas de Canarias, a bien de que nuevamente se puedan instalar y explotar de manera comercial hamacas y sombrillas en Las Cucharas, Jablillo y Playa Bastián.

Los trámites que se siguen por el Consistorio contemplan la presencia de 580 tumbonas y justo la mitad de quitasoles. En principio, a tenor de las gestiones ya iniciadas, se pretende que haya autorización oficial para colocar el mobiliario entre mediados de este año y la mitad de 2025, con una ocupación cotidiana de 2.975 metros cuadrados de superficie. Además, la concesión en trámite prevé la instalación de 8 arcones para guardar el material en horario nocturno y 32 papeleras.

Las cifras marcadas son inferiores a la explotación justamente previa, con una oferta de 740 hamacas y 370 sombrillas; valores a su vez por debajo de las 950 tumbonas y 475 parasoles del periodo de explotación de mobiliario playero de verano de 2014 a junio de 2016. Parte de la diferencia estriba en que en la pasada década se dejaba montar material en la playa de Los Charcos.

Las Cucharas, referencia

Casi todo el material deberá repartirse por la arena de la playa de Las Cucharas, repitiéndose el protocolo de las anteriores experiencias. En concreto, para la zona de baño de referencia en Costa Teguise se ha pedido permiso para 460 hamacas y 230 sombrillas, junto a material para diferenciar las zonas de baño y las zonas de usos náuticos.

Para Jablillo se confía en que se puedan poner un máximo de 20 tumbonas y una decena de sombrillas; mientras que para Playa Bastián deberán quedar un tope de 100 hamacas y medio centenar de quitasoles.

Una vez que la representación estatal conceda el plácet, por parte municipal se contempla licitar la explotación, que deberá servir para dar ocupación laboral a un mínimo de 16 profesionales. Este concurso deberá servir para que el Ayuntamiento que preside Oswaldo Betancort obtenga beneficios con los que compensar parcialmente los gastos cotidianos por el mantenimiento, incluyendo vigilancia y seguridad, de los espacios playeros. En el informe presentado se asegura que cada año las prestaciones suponen para las arcas locales un déficit de 400.000 euros.