Reconocen el tráfico de personas

Los patrones de la patera interceptada el 1 de abril de 2018, a 70 millas de la isla, asumen que guiaban la barquilla. La condena queda pactada en dos años y medio de cárcel para cada uno

José Ramón Sánchez López
JOSÉ RAMÓN SÁNCHEZ LÓPEZ

Los dos ciudadanos de origen marroquí acusados de delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, por actuar como patrones de la patera que fue interceptada el 1 de abril de 2018 a 70 millas de Lanzarote, con otras 16 personas a bordo, reconocieron ayer la acusación en su contra, en la vista celebrada en Las Palmas de Gran Canaria por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas, presidida por el magistrado Pedro Herrera. Cada uno de los encartados ha resultado condenado a dos años y medio de prisión.

Los encartados, M.D. y N.E.C., se exponían a una condena para cada uno de ellos de ocho años de ingreso carcelario, atendiendo al informe preliminar del Ministerio Fiscal. Ambos acusados asumieron su responsabilidad en el arranque de la vista, logrando así atenuar la condena. Y considerando que ambos fueron ingresados en prisión preventiva el 19 de abril de 2018, es probable que muy a corto plazo ya puedan disfrutar del tercer grado penitenciario, al margen de que el cumplimiento íntegro de la pena deberá quedar saldado en meses.

Los condenados por traficar con personas reconocieron ante la Audiencia Provincial que se pusieron de común acuerdo con otras personas no identificadas, dando validez al informe del Ministerio Público, asumiendo que «movidos por el ánimo de lucro ajeno, cobraron diversas cantidades de dinero a 16 inmigrantes para llevarlos con ellos a las costas canarias, a sabiendas de que incumplían las normas sobre entrada en el territorio nacional y que una vez que arribaren, quedarían en situación irregular en España».

La patera salió de Asfi (Marruecos) siendo interceptada por Salvamento Marítimo a primera hora de la tarde del 1 de abril de 2018 a unas 70 millas del norte de Lanzarote con todos los inmigrantes en su interior. Los condenados patronearon la embarcación desde su salida con el propósito de ganar suelo canario ayudándose para ello de un dispositivo GPS. La referida barquilla, según se hizo constar en el informe previo de acusación de Fiscalía, «carecía de cualquier sistema de seguridad, así como de chalecos salvavidas, poniendo con ello en peligro la vida de los inmigrantes». Los ocupantes de la patera fueron evacuados al muelle de Naos en Arrecife, llegando en buen estado de salud.