Oficina de Empleo. / C7

La población laboral activa perdió casi un millar de empleos de enero a marzo

El primer trimestre se pudo cerrar con 52.770 profesionales en servicio. El trabajo por cuenta ajena es el gran afectado por el frenazo económico

JOSÉ R. SÁNCHEZ Arrecife.

Los siete municipios cerraron el primer trimestre de 2021 con población activa real de 52.700 trabajadores, entre empleos por cuenta ajena y propia (42.371 y 10.399), según estudio del Instituto Canario de Estadística (Istac); con retroceso de 974 empleos con respecto a diciembre. Hay que remontarse a mitad de 2016 para un dato inferior.

De este modo, se mantiene este año la tendencia de pérdida de puestos de trabajo ya sufrida en 2020, por efectos de la pandemia. Sirva decir que en abril del pasado año la población activa estaba compuesta por 55.433 profesionales y que llegó a ser de 69.350 trabajadores al acabar 2019.

El recorte de estos últimos se debe en exclusiva al trabajo por cuenta ajena, principal víctima de los efectos negativos de la pandemia sobre la economía; mientras que se estabiliza el empleo por cuenta propia, con un valor en estar fechas muy similar al que se daba en el arranque de 2020.

Repite Arrecife como el municipio donde se concentra mayor número de personas con ocupación laboral, con 20.045 trabajadores al empezar abril (16.684 por ajena, 3.361 por propia). Como contrapunto, de nuevo Haría es oficialmente el municipio con menor presencia de población ocupada, con 1.020 trabajadores reconocidos al acabar marzo (693 por ajena y 327 por propia). En ambos casos, la reducción es escasa, como acontece con Tinajo, que estrenó este trimestre con 1.549 empleos (1.135 por ajena y 414 por propia).

La reducción fue mucho más marcada en los cuatro ámbitos municipales restantes. Tías prosigue como la segunda referencia insular en cuanto a población activa, con 8.957 puestos de trabajo (7.115 por ajena y 1.842 por propia); y Teguise repute a continuación, con 7.344 empleos (5.380 por cuenta ajena y 1.964 por propia); quedando San Bartolomé por detrás, con balance al cierre del trimestre compuesto por 7.040 profesionales (5.725 por ajena y 1.325 por propia). En cuanto a Yaiza, a la conclusión de marzo llegó con un registro oficial de justo 6.815 empleos (5.639 por ajena y 1.176 por propia).

Menos empresas, necesitadas

La población laboral a la baja tuvo vínculo con el cierre de empresas sufrido en los primeros meses del año. Al acabar marzo en la isla se contaba con 4.496 entidades, vistos los recuentos segmentados del Istac, cuando eran 4.647 en diciembre. Con este panorama sombrío, la Confederación de Empresarios de Lanzarote (CEL) pidió ayer la resolución de las ayudas públicas comprometidas a pymes y autónomos, por las pérdidas de renta como consecuencia de la covid-19.