Faenas en marcha para rehabilitar la Casa de la Juventud de Arrecife. / CARRASCO

Los 48 pilares de la Casa de la Juventud de Arrecife precisan de refuerzo añadido

Las obras dejan patente que los daños en el edificio son más graves de lo previsto. En meses se harán mejoras en el interior, dice la alcaldesa

JOSÉ R. SÁNCHEZ Arrecife.

Ya está en marcha las obras de arreglo de los 48 pilares de la Casa de la Juventud de Arrecife, cruciales para evitar el desmoronamiento del edificio. Las faenas de reciente comienzo están dejando patente que los daños son más graves de lo que inicialmente se valoró, por lo que se ha decidido añadir refuerzos. Las faenas se ejecutan por EMO Obras, Construcciones, Contratas y Proyectos por más de 72.700 euros, como anticipara CANARIAS7.

«El estado de los pilares era mucho peor de lo esperado y por eso ahora se están reforzando con hierro, desde la base hasta el capitel, para que no ocurra como en 2014 que los trabajos de rehabilitación de esos pilares no se hicieron al completo», según la titular de Juventud, Eli Merino. «Es lamentable que tengamos que rehabilitar este espacio público sólo siete años después de que se abriera al público por no supervisar convenientemente los trabajos de mejora de la estructura del edificio», añadió ayer la alcaldesa, Ástrid Pérez, tras visitar el lugar para ver el estado de las obras.

Las obras se basan en el informe del arquitecto, Manuel Marcos, donde se advierte de que el apuntamiento servirá para «garantizar la estabilidad y durabilidad de los elementos estructurales del edificio y la seguridad de las instalaciones». Para acometer los trabajos se deberá contar con la participación activa de al menos media docena de profesionales de la construcción.

El edificio ya tuvo que cerrarse en noviembre de 2005, al observarse un peligro elevado de desplome de parte de la estructura. No fue hasta 2014 cuando se comenzaron las obras de rehabilitación, con un presupuesto de más de 176.000 euros, con fondos de las arcas locales y con una aportación del Cabildo. Una vez corregidos los fallos estructurales, no con la calidad adecuada vista la situación actual, el edificio fue reabierto en marzo de 2015.

«Tras la finalización de los trabajos de reforma estructural del edificio, que son fundamentales para garantizar la seguridad los usuarios, se procederá a la licitación de las obras del interior», en versión de la regidora. Se contemplan el cambio del suelo y el arreglo de puertas y ventanas, así como la renovación de la instalación eléctrica. Además, se mejorarán la conexión telemática y el enganche a la red de pluviales.