Madrid da el permiso para que se amplíe la depuradora de Arrecife

La mejora deberá servir para reducir malos olores, causados por estar la estación al límite de su capacidad

José Ramón Sánchez López
JOSÉ RAMÓN SÁNCHEZ LÓPEZ

Las entidades interesadas en promover la ampliación de la estación depuradora de aguas residuales de Arrecife, junto a la autovía entre la capital y San Bartolomé, ya están en condiciones de avanzar a la hora de poner en marcha las obras, siempre que se consiga la financiación precisa, una vez que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico diera en el pasado mes el informe a favor sobre el impacto ambiental, atendiendo a lo publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

El permiso se concede en base a que no se contemplan «efectos adversos significativos sobre el medio ambiente, siempre y cuando se cumplan las medidas y prescripciones establecidas en el documento ambiental y en la presente resolución», según se dispone en el anuncio ministerial, promovido a través de la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental.

La propuesta autorizada contempla, entre otros conceptos, la instalación de un digestor de lodos con el objetivo fundamental de reducir la cantidad de residuo generado por la planta, con la posibilidad añadida de permitir la producción de biogás (metano) con cuya combustión se podrá generar energía eléctrica.

El plazo de ejecución de las obras de ampliación de se ha estimado en un año y medio, incluida la nueva puesta en marcha una vez terminadas la obras. En cuanto a la renovación de la conducción de vertido, esta parte podrá completarse en medio año, pudiéndose ejecutar a la vez que se hacen las obras principales.

Es de prever que la iniciativa goce de prioridad por parte de las administraciones locales, considerando que el Consejo Insular de Aguas de Lanzarote informó en su momento a favor del proyecto, calificándose el mismo «de vital importancia para el cumplimiento de los objetivos establecidos en materia de saneamiento y depuración», según informe de diciembre de 2019.

Desde hace algunos años la depuradora se encuentra al límite de su capacidad y con problemas de déficit de aireación y puntas de caudal excesivas. Además padece la circunstancia de disponer de muy pocos puntos de vertido de camiones externos. La planta está en explotación desde 2003 y fue diseñada para tratar los vertidos de aguas residuales urbanas de Arrecife, incluyendo a El Cable; Playa Honda y San Bartolomé, destinando aproximadamente el 30% del agua depurada a la reutilización agrícola y al riego de jardines. El resto se vierte mediante un emisario submarino, a través de una conducción que vierte a 600 metros de la costa.

Desde junio de 2013 la explotación y mantenimiento de las instalaciones es responsabilidad de Canal Gestión Lanzarote.

Con los cambios a ejecutar, la planta aumentará al doble las instalaciones del tratamiento secundario, pasando de dos balsas y dos decantadores al doble.