Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 17 de junio
Los guías acreditados, molestos con los CACT por el cobro de la entrada

Los guías acreditados, molestos con los CACT por el cobro de la entrada

Aunque se tiene paso libre cuando van acompañando a grupos grandes, los informadores deben abonar el tíquet si desean acceder en solitario o con grupos reducidos

Lourdes Bermejo y Arrecife

Sábado, 22 de septiembre 2018, 08:37

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El celo en evitar antiguas malas prácticas, como las invitaciones generalizadas a los Centros de Arte Cultura y Turismo, ha provocado el malestar en el colectivo de guías habilitados, que se ven abocados a abonar la entrada a los CACT si no van acompañando a grupos grandes.

«En todo el mundo, con la presentación de la acreditación es suficiente para acceder a museos u otros puntos públicos de interés turístico, a excepción de los gestionados por la Iglesia», explica el presidente de la Asociación Profesional de Informadores Turísticos de Lanzarote (Apit), Ángel Cabrera. El colectivo, compuesto por 60 guías del centenar que hay acreditado en la isla, retoma esta vieja reivindicación, después de que una profesional se viera recientemente instada por el personal de la Casa Amarilla a abonar un euro, la tarifa de residente. «Los CACT nos bombardean con correos pidiendo que ayudemos a revitalizar los centros de Arrecife, la Casa Amarilla y el Castillo de San José, pero, cuando fui a conocer la oferta expositiva, me encontré con la inflexibilidad de la norma. Incluso puse una reclamación que me fue contestada hace unos días, donde se me comunica que las tarifas vigentes fueron aplicadas ‘en el consejo de administración de esta entidad, están en vigor desde el 1 de mayo de 2017 y a su vez se derivan de ordenanzas anteriores en las que no se contempla la gratuidad en determinados casos’», dice la guía. Apit asegura que, aunque hay otras administraciones, como Turismo de Teguise o el propio ente Turismo Lanzarote, que apoya la petición de los informadores turísticos y de hecho trabaja para dar una solución, los CACT se muestran tajantes en la normativa. «Se nos da la posibilidad de solicitar con antelación la entrada gratuita, pero no parece un método muy práctico, al margen de que lo que nos molesta no es tener que pagar uno o dos euros, sino el feo, el agravio que se hace a profesionales que trabajamos mano a mano con los gestores de los Centros», dice Cabrera, que pone de relieve «lo dolido que está el sector».

Apit viene reivindicando, por otra parte, que los CACT impidan la entrada de guías no habilitados, «en muchos casos simples conductores con idiomas», que guían las visitas de grupos en los Centros. «Es extraño que la empresa público privada incluso mantenga contratos con compañías que usan los servicios de informadores ilegales, dejando en sus manos las explicaciones de lo que son las joyas de Lanzarote», explica. La asociación no entiende que no se reconduzca esta situación «cuando en Canarias tenemos la gran suerte de que se convocan anualmente exámenes de acreditación, lo que demuestra que el que no se habilita es que no quiere», dice, pidiendo a los responsables que miren por la calidad del servicio de información.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios