La patronal confía en el viajero nacional para ocupar camas

La contratación en julio se espera que ronde el 20%, para ir a más en los dos meses posteriores

José Ramón Sánchez López
JOSÉ RAMÓN SÁNCHEZ LÓPEZ

El turismo nacional, se confía por los empresarios turísticos, será la referencia de primer nivel al tiempo de que el sector alojativo pueda ir recuperando actividad durante este verano. Obedece esta estimación, atendiendo a un estudio a cargo del Instituto Canario de Estadística (Istac) dada a conocer esta semana, en que el viajero doméstico será el que decaerá en menor medida en este trimestre, en comparación con las cuentas de los meses centrales de 2019.

Los inversores son especialmente pesimistas en cuanto a la llegada de viajeros procedentes de Alemania. Y en similar tono figuran las estimaciones de posibles huéspedes procedentes de Irlanda, Holanda, Francia, Italia y otros países de tono secundario a nivel turístico en Lanzarote. Esta tónica negativa se aminora ligeramente cuando toca valorar a turistas procedentes de Reino Unido; decreciendo aún más en el caso de los viajeros procedentes de Escandinavia, si bien cabe considerar que los nórdicos en los periodos estivales hace años que tienen un peso muy escaso a nivel turístico en lo que a Lanzarote se refiere.

Con estos mimbres, normal que el empresariado turístico prevea ocupaciones modestas, con pérdidas económicas, en consecuencia, a corto e incluso medio plazo. Sirva comentar que en el estudio del Istac se concluye que este mes se completará con una ocupación media de las camas en servicio de menos del 20%. Este porcentaje irá a más en los meses sucesivos, pero de forma modesta, puesto que para agosto se ha marcado una previsión en cuanto a ocupación apenas próxima al 27,5%; mientras que para el particular de septiembre se ha vaticinado por la patronal llegar a una ocupación media de menos del 21%.

Son los negocios de menor cualificación los que ofrecen las previsiones más negativas, sobre todo en lo que a julio se refiere; lo que hace inferir que los turistas que están optando por Lanzarote se están decantado en buen grado por contratar alojamiento en los negocios hoteleros de cuatro y cinco estrellas.

En lógica consecuencia a todo los expuesto, los ingresos en general se asume que irán notablemente a menos en comparación con las cuentas cosechadas hace justo un año. Y no solamente por la sensible rebaja de huéspedes, puesto que también se ha asumido por la patronal la necesidad de reducir notablemente el precio de las plazas ofertadas en toda la isla.

Como efecto añadido, los empresarios son conservadores a la hora de ejecutar inversiones en los establecimientos en estas fechas. E igual matiz acontece cuando se hace valoración del empleo directo en el sector. Cabe recordar en este último apartado que el desempleo oficial se ha disparado de últimas, a pesar del alto nivel de trabajadores adscritos a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).