La defensa de Rosa ve fraude de ley en la calificación del fiscal

Carlos Sixto De Inza Serrano
CARLOS SIXTO DE INZA SERRANO

El letrado del empresario Juan Francisco Rosa, propietario de la bodega objeto de este juicio, explicó para pedir la libre absolución que el Ministerio Público habría podido incurrir en fraude de ley al modificar su escrito de calificación definitivo, al introducir el tipo penal de la inducción a la prevaricación, con el fin de evitar la posible prescripción del delito por el que inicialmente se acusó -trafico de influencias- y que fue con el que se abrió el juicio oral mediante auto de la Sala de lo Penal del TSJC.

En su alegato, el letrado José Antonio Choclán señaló que no solo no existe tráfico de influencias en la actuación del empresario, ya que con una sola llamada de teléfono en la que Rosa pide al edil Leonardo Rodríguez que le ayude, recordando al edil que todos los documentos son favorables para la concesión de la licencia de actividad, sino que, además el delito estaría prescrito de forma «palmaria», ya que la primera vez que se introduce este tipo penal en la causa abierta desde julio de 2009 no es hasta noviembre de 2013.

Pero con independencia de ello, señaló el letrado de Rosa, el Ministerio Público se aferra a la argucia de introducir de forma sobrevenida el delito de inducción a la prevaricación en su calificación final, ya que tiene un plazo de prescripción más amplio que el del simple tráfico de influencias (tres años). Además, según el letrado, se introduce este nuevo delito sin que hayan cambiado los hechos. Ello se hace sin que conste este tipo penal por parte del TSJC.

De esta forma, al introducir por primera vez el delito de inductor, y al introducir asímismo en el debate la tesis de la inducción se incorpora un hecho nuevo, pero como no se ha modificado el hecho histórico, no se contiene ese hecho nuevo, y no hay una sola línea en el escrito de acusación que pueda ser subsumido en el delito de inducción a la prevaricación.

De esta forma, el fiscal debería demostrar que Rosa hizo nacer en Leonardo Rodríguez la voluntad de votar en un determinado sentido una resolución y que por ese influjo de Rosa cambió el sentido de su voto.

Pero, además, el letrado señaló que el fiscal dice expresamente en su escrito acusatorio que «sin que conste la influencia de Leonardo Rodríguez hubiera podido ejercer sobre los demás miembros de la corporación».

De este modo, se excluye a su vez la influencia en cadena del resto de miembros de la corporación, sin que quepa una inducción virtual y no se introduce ni un solo hecho que explique de qué modo se hizo nacer en ellos esa voluntad criminal, termina el letrado.