Funcionarios de la cárcel insisten en solicitar refuerzos

El colectivo Tu abandono me puede matar vuelve a denunciar el estado de «precariedad» existente. Un interno casi muere el lunes por sobredosis

CANARIAS7 / ARRECIFE

canARIAS7 / ARRECIFE

El colectivo Tu abandono me puede matar, formado por funcionarios de la cárcel de Tahíche, volvió ayer a denunciar el estado de «precariedad» que soportan los trabajadores del centro penitenciario, reclamando a la Administración la toma urgente de medidas. La reclamación da a entender que hay vidas en riesgo de manera constante, sin hacerse distinciones entre los internos y el personal que se encarga del cuidado de éstos.

De ejemplo se expone el caso padecido el pasado lunes, cuando casi pierde la vida un interno, al parecer por una sobredosis de droga. Este recluso tuvo que ser trasladado de modo urgente al Hospital Doctor José Molina Orosa, una vez que previamente se evitó el fallecimiento gracias a la rápida y eficaz intervención de los funcionarios de guardia, que se encargaron de su evacuación a la enfermería de la cárcel.

El colectivo referido se queja de que en este episodio del pasado lunes volvió a quedar de nuevo patente «la falta de medios y personal», con lo que fue inviable aplicar medidas preventivas eficaces con el interno víctima de una supuesta ingesta excesiva de droga, un joven que apenas rebasa la mayoría de edad. De este alto nivel de precariedad se responsabiliza directamente a la Secretaria General de Instituciones Penitencias, entidad dependiente del Ministerio del Interior.

Esta queja de la asociación Tu abandono me puede matar se asemeja a la trasladada a la opinión pública en julio, en este caso por la agresión física que sufrió un funcionario cuando tuvo que intervenir para poner fin a una riña entre internos de la cárcel. Recibió este trabajador varios golpes y patadas, precisando por ello de atención médica. Por aquel entonces se acusó a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias de «vivir cada vez más desconectadas de la realidad que se vive en los centros penitenciarios diariamente».

Los funcionarios de Tahíche han protagonizado varias manifestaciones en los últimos meses para denunciar el modo en que ejercen sus prestaciones.

El colectivo Tu abandono me puede matar, formado por funcionarios de la cárcel de Tahíche, volvió ayer a denunciar el estado de «precariedad» que soportan los trabajadores del centro penitenciario, reclamando a la Administración la toma urgente de medidas. La reclamación da a entender que hay vidas en riesgo de manera constante, sin hacerse distinciones entre los internos y el personal que se encarga del cuidado de éstos.

De ejemplo se expone el caso padecido el pasado lunes, cuando casi pierde la vida un interno, al parecer por una sobredosis de droga. Este recluso tuvo que ser trasladado de modo urgente al Hospital Doctor José Molina Orosa, una vez que previamente se evitó el fallecimiento gracias a la rápida y eficaz intervención de los funcionarios de guardia, que se encargaron de su evacuación a la enfermería de la cárcel.

El colectivo referido se queja de que en este episodio del pasado lunes volvió a quedar de nuevo patente «la falta de medios y personal», con lo que fue inviable aplicar medidas preventivas eficaces con el interno víctima de una supuesta ingesta excesiva de droga, un joven que apenas rebasa la mayoría de edad. De este alto nivel de precariedad se responsabiliza directamente a la Secretaria General de Instituciones Penitencias, entidad dependiente del Ministerio del Interior.

Esta queja de la asociación Tu abandono me puede matar se asemeja a la trasladada a la opinión pública en julio, en este caso por la agresión física que sufrió un funcionario cuando tuvo que intervenir para poner fin a una riña entre internos de la cárcel. Recibió este trabajador varios golpes y patadas, precisando por ello de atención médica. Por aquel entonces se acusó a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias de «vivir cada vez más desconectadas de la realidad que se vive en los centros penitenciarios diariamente».

Los funcionarios de Tahíche han protagonizado varias manifestaciones en los últimos meses para denunciar el modo en que ejercen sus prestaciones.