«El festival visual sí da un uso adecuado a los Centros»

ildefonso aguilar

LOURDES BERMEJO | LOURDES BERMEJO / ARRECIFE

— ¿Qué recuento hace de la última edición del recuperado festival de música visual celebrado a lo largo del pasado mes de octubre?

— En cierta forma ha sido como empezar de nuevo, teniendo en cuenta que habían pasado quince años desde el último y la experiencia era totalmente nueva para buena parte del público. No obstante, podemos hablar de éxito, con gran afluencia de público, que no bajó de las 250 personas ningún día, llegando a llenos absolutos, por ejemplo en el concierto de clausura de Jóhann Jóhannsson en Los Jameos. También hay que destacar la calidad del cartel, con nombres como el pianista jazzístico Tord Gustavsen que, en mi opinión, ofreció una de las actuaciones más bellas de toda la historia del festival.

— ¿Ha bajado mucho el presupuesto respecto a los de la anterior etapa hecha ya hace bastantes años?

— El Gobierno de Canarias y el Cabildo de Lanzarote han destinado una cantidad cercana a los 130.000 euros, con los que hemos podido traer a artistas de primera fila. Sin embargo, tengo que aclarar que el festival nunca tuvo una inversión excesiva. La última edición contó con 25 millones de pesetas, que vistos con la perspectiva de la promoción en medios nacionales e internacionales que se hacía de la isla y de la talla de los participantes no era un coste alto.

— El mundo de la cultura en la isla se queja de la falta de partidas para muchas disciplinas. ¿Cómo han acogido profesionales de otros ámbitos que se retome el festival?

— Ha habido un apoyo absoluto y mucha satisfacción por que los centros recuperen este tipo de acciones que les son propias. En mi opinión, hay que elevar el nivel de las propuestas culturales en general y, en concreto, dar un uso adecuado a los Centros. Y en el festival se ha dado a la Cueva de los Verdes y Jameos la propuesta de altura que deberían tener. Por ejemplo, con todos mis respetos, no veo que encaje el festival de Dj’s (Jameos Music Festival). Si la explicación es la rentabilidad, yo creo más bien que se desvirtúa el espíritu de estos espacios únicos en el mundo. Rechazo que se acepte un planteamiento convencional, de música estandarizada y globalizada.

— Pero fue el propio César Manrique quien diseñó una pista de discoteca en el interior de Los Jameos del Agua.

— Es otro error. Jameos nunca fue un complejo hotelero, es un espacio diseñado para el disfrute de la naturaleza y las dos o tres horas en las que se activaba la pista se oía música muy seleccionada, no estándar.

— ¿Cree que en Lanzarote no tiene cabida este tipo de eventos relacionados con la música electrónica?

— La música electrónica es un concepto muy amplio. De hecho, en el festival de música visual hemos escuchado a Nils Petter Molvaer Group. De lo que se trata es de elegir la línea que va con la filosofía de cada lugar. Por ejemplo, el festival Sonidos Líquidos se celebra en un espacio natural abierto, como es La Geria, sin tanto impacto.

— También es crítico con el mantenimiento de los Centros de Arte, Cultura y Turismo del Cabildo.

— Solo digo que no estoy de acuerdo con ciertos criterios de explotación. El grave problema, en mi opinión, es la actual masificación de los Centros, que deteriora el confort y calidad de la visita. No hay más que ir una mañana a Jameos para verlo. Grupos de cien personas, en fila india, guiados por un informador, megáfono en mano, lo que no permite experimentar la cueva, oír los sonidos que se eligieron como música ambiente. En Timanfaya ocurre igual con colas de coches esperando al sol durante horas. Además se deteriora físicamente el espacio. Si prima la rentabilidad, sería más efectivo limitar las visitas, como ocurre en monumentos de todo el mundo y subir el precio de la entrada.

Temas

Eventos