Autoridades en la zona dañada. / C7

Costas atrasa la rehabilitación de la vía de Los Hervideros que se llevó el mar

El Cabildo se ve obligado a rehacer el proyecto, a pesar de que la iniciativa se activó por emergencia. Se cumplen cuatro meses del cierre de la carretera

JOSÉ R. SÁNCHEZ Yaiza.

La Demarcación de Costas de Canarias ha trasladado al Cabildo su reparo al modo en que se ha organizado la recuperación de la carretera de Los Hervideros (LZ-203) que hubo que cerrar a mediados de febrero, una vez que el oleaje de la zona hizo caer parte de la vía, originando un socavón considerable. En consecuencia, la primera Corporación ha quedado obligada a reconsiderar la estrategia, ante la necesidad de rehacer el proyecto, reconoció este pasado lunes el consejero de Obras Públicas, Jacobo Medina.

Costas ha planteado al Cabildo que la iniciativa debe concretarse sin que se vea afectado el dominio costero, en el trazado que enlaza a las localidades de El Golfo y Las Breñas; con lo que deja en el aire la instalación de varios taludes, solución técnica que tenía informe favorable de los ingenieros; así como con aval de Contratación e Intervención.

El nuevo proyecto se prevé que pueda salir adelante mediante el procedimiento de emergencia, a bien de que se registre el menor retraso posible en cuanto a la ejecución de las obras, si bien asumiéndose que ya será inviable que el trazado pueda ser reabierto a lo largo del próximo verano.

Ya se empleó el mismo procedimiento para la actuación que Costas acaba de acotar, circunstancia que incluso había llegado a servir para alcanzar un acuerdo con una empresa especializada local en arreglos de carreteras, con un presupuesto cerrado.

Zona protegida

Cabe recordar que los desprendimientos ocurrieron a mitad de febrero, provocando un enorme socavón en el margen izquierdo de la vía, en el punto kilométrico 4,03 de la calzada LZ-703. Como consecuencia y por seguridad, el Cabildo decidió cerrar al tráfico la carretera para evitar posibles accidentes. Cabe señalar que este tramo de vía, que transcurre por el Parque Natural de Los Volcanes, bordea el mar y constituye uno de los atractivos turísticos más visitados de Lanzarote.

Hace cuatro meses ya se advirtió de que «esta carretera se asienta sobre una colada volcánica muy erosionable, por lo que los temporales del noroeste hacen retroceder la línea de costa, de tal forma que ya en algunas ocasiones, el Cabildo ha tenido que trasladar la carretera hacia el interior», dijo la presidenta insular, María Dolores Corujo, en la visita al lugar para conocer el alcance de los daños registrados.

Medina, por su lado, precisó que se iba a dar prioridad a un estudio geotécnico, incluyendo prospecciones; matizando que también se haría un estudio marítimo,« para analizar las posibles soluciones» y para lograr «la estabilización de los taludes afectados por la acción del mar».