Entrega de uva malvasía volcánica en bodegas El Grifo, en el corazón de La Geria. / CARRASCO

El Consejo Regulador tramita más de 1.200 peticiones de ayuda a la viña

Los viticultores empiezan a entregar uva en las bodegas, con esperanza de que la fruta se pague a precios parecidos a los pactados hace dos años

JOSÉ R. SÁNCHEZ San Bartolomé.

El Consejo Regulador de Denominación de Origen de Vinos de Lanzarote ha conseguido finalmente tramitar más de 1.200 peticiones de ayuda a la viña de la campaña de 2020 con respaldo de Unión Europea (UE), Estado y Gobierno de Canarias, con vistas a que los abonos se puedan formalizar a partir de mediados de 2021, por una suma de al menos 2 millones de euros.

La suma final se asemeja bastante a las campañas precedentes, en muy buena medida gracias a la decisión de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Ejecutivo canario de ampliar el plazo de registro hasta bien avanzado este mes de julio; con implicación directa de la titular, Alicia Vanoostende, quien se hizo eco de la petición trasladada desde el Consejo Regulador. Por hectárea asegurada se contempla un abono de 1.800 euros, mientras que por cada hectárea sin asegurar se pagarán 1.635 euros.

Este cierre de campaña de tramitación de ayudas se ha hecho coincidir con el comienzo de la vendimia. Este año la cosecha apenas alcanzará la suma de 1,5 millones de kilos, como ya anticipara en mayo CANARIAS7. Y puede que incluso sea bastante menos, según vaticinio de Nereida Pérez, gerente del Consejo Regulador, a consecuencia de la sequía que ha afectado a la isla en los últimos meses, que ha tenido incidencia directa en los racimos. Por lo general, los ya recolectados tienen un peso medio por debajo de lo que ha sido común a lo largo de los últimos años.

A pesar de las circunstancias adversas, gracias a la maduración temprana y la falta de enfermedades por parte de las parras, el fruto será de gran calidad.

La fruta empezó a entrar en alguna bodega a finales de la pasada semana, si bien será en esta cuando sea generalizada la entrada. Los viticultores están centrándose en este comienzo de vendimia en la malvasía volcánica, las más común y también la más apreciada por las bodegas, y en la uva listán blanca. Entre fin de mes y comienzos de agosto, sobre todo, será turno de recoger también la uva listán negra; mientras que la moscatel de Alejandría y diego quedarán para los días finales de la campaña.

Y está en el aire cómo se pagará la fruta de este año, toda vez que las bodegas cuentan con casi 2 millones de litros de vino aún a expensas de sacar al mercado, a consecuencia de las excelentes vendimias de 2018 y 2019, con más de 3 millones de kilos de uva en cada campaña; y de la merma en las ventas calibrada en lo que va de año, a consecuencia de los efectos en el mercado turísticos causados por el covid-19.

Los viticultores son conscientes de que la uva de este verano se pagará a menos precio que la que se recolectara hace un año. A cambio, existe confianza en que se respeten los precios de hace dos temporadas, cuando de media se pagó el kilo de malvasía volcánica, referencia para el resto de variedades blancas, a 1,95 euros. En lo que a la listán negra se refiere, en la campaña de 2018 el kilo alcanzó un precio medio en bodega de 1,60 euros.