Cartel de advertencia dispuesto en el trazado de entrada al aeropuerto de Lanzarote César Manrique. / CARRASCO

El acceso a llegadas de la T1 se restringe a guaguas, taxis y vehículos de alquiler

La decisión se debe a que se colapsa con frecuencia el área dedicada en exclusiva al transporte público. Se da luz verde a la imposición de multas

JOSÉ R. SÁNCHEZ San Bartolomé.

La dirección del aeropuerto de Lanzarote César Manrique ha tomado medidas para acotar el tráfico en la zona de llegadas de la terminal principal (T1). Solamente se permite el tránsito de vehículos de servicio público, caso de guaguas y taxis; así como de automóviles de alquiler de las empresas con presencia en Guacimeta. En consecuencia está prohibido el paso a vehículos de uso particular, hasta el punto de que ya constan multas impuestas por agentes de la Policía Local de San Bartolomé.

La actuación se da en respuesta a peticiones hechas por los taxistas, contándose para la toma de medidas con la implicación del Ayuntamiento. Se ha tomado la medida, según fuentes oficiales, «con el objetivo de resolver los continuos problemas tanto de taxis como del servicio de guaguas, por el abuso de algunos conductores que no respetan la señalización vial». A este respecto, a pesar de los carteles de advertencia dispuestos en varios puntos del aeropuerto, aún se han seguido dando esta semana estacionamientos en espacios habilitados para el servicio público.

Además, por la dirección aeroportuaria, con Juan Carlos Peg Ros al frente, se considera que la limitación al tráfico va a servir para «potenciar el uso del transporte público, mucho más sostenible que el vehículo particular».

También se tiene en cuenta que existen dos aparcamientos, ambos de pago desde el primer minuto de acceso (en tiempos era gratuita la primera media hora de parada), con capacidad suficiente para cubrir la demanda, por lo que a corto plazo se tiene descartado acometer ampliaciones. Uno frente a salidas de la T1 y otro frente al edificio de la T2, la terminal dedicada en exclusiva a los vuelos interinsulares.

Descartados otros cambios

En salidas de la T1, con espacios que ya están siendo empleados por algunos conductores para paradas de corta duración, «no está previsto ampliar la zona de subida y bajada de pasajeros», pues se considera que «el espacio actual es suficiente siempre y cuando se respete la normativa y no se use para estacionar».

Cabe añadir que se descartan por ahora medidas para acotar el tráfico en la T2. Aquí se tiene en consideración que llegadas y salidas se hallan al mismo nivel.