La Policía sobrevuela la zona de la erupción volcánica