Los palmeros siguen regresando a sus casas tras el volcán