La obra de riego de San Isidro entra en funcionamiento y posibilita el riego en las zonas aisladas por las coladas