Los movimientos sísmicos se intensifican y se sienten en varios municipios en La Palma

Uno de los últimos terremotos marcó 3,9 grados de richter. Semáforo amarillo en La Palma por seísmos, pero sin riesgo para la población

CANARIAS7 Santa Cruz de La Palma

Los movimientos sísmicos se ha sucedido durante la noche en La Palma y el riesgo de volcánco con una erupción efusiva es una realidad. Los terremotos se han intensificado desde el emjambre del domingo, y a primera hora de este martes se ha registrado un terremoto de 3,9 grados en la escala de richter a 9 kilómetros.

La población ha notado los últimos movimientos y se ha activado el semáforo amarillo por el Plan Especial de Protección Civil y Atención a Emergencias por Riesgo de Volcánico (PEVOLCA) de Canarias en la Cumbre Vieja de La Palma debido al aumento de movimientos sísmicos, aunque no se observa un incremento del riesgo para la población.

Desde el pasado sábado, se han registrado en La Palma casi 1.600 pequeños seísmos con foco a profundidades de entre ocho y trece kilómetros y magnitudes que ha ido en aumento en las últimas horas, hasta llegar a un máximo de 3,4: el de un terremoto que ha sido sentido por la población, según informa el Instituto Geográfico Nacional (IGN).

La Consejería de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad el Gobierno de Canarias ha reunido este lunes al Comité Científico del Pevolca para valorar la situación y ha acordado activar el plan especial en Fuencaliente, Los Llanos de Aridane, El Paso y Mazo, así como el cambio del semáforo de nivel verde a amarillo (alerta) para esos cuatro municipios.

En un comunicado, el Gobierno de Canarias recuerda que el Pevolca establece un semáforo volcánico como sistema de alerta a la población basado en cuatro colores en función del riesgo.

En amarillo se intensifica la información a la población, las medidas de vigilancia y la monitorización de la actividad volcánica y sísmica.

El Comité Científico informó de que desde 2017 se viene registrando una actividad sísmica anómala en el sur de La Palma, que desde el verano de 2020 se ha incrementado con la ocurrencia de ocho «enjambres sísmicos» (series de terremotos concentrados en un mismo lugar).

El último, que comenzó el pasado sábado día 11, ha sido el más intenso, tanto por el número de sismos con foco localizado -más de 400 hasta la mañana de hoy, según el Instituto Volcanológico de Canarias, Involcán-, como por su magnitud, siendo sentidos por la población los mayores.

Además, el Comité indicó que la profundidad de los sismos, que hasta ahora había oscilado entre los 20-30 kilómetros, ha disminuido hasta los 12 kilómetros durante este enjambre.

A juicio de Involcán, este enjambre sísmico representa «un cambio significativo» en la actividad del volcán Cumbre Vieja y está relacionado con un proceso de intrusión magmática en el interior de la corteza de la isla

En cuanto a la monitorización geoquímica de gases volcánicos, el Comité Científico del Pevolca resaltó que los datos registrados de emisión de Helio-3 confirman el carácter magmático de este proceso, al apreciarse el mayor valor observado de los últimos 30 años.

Por todo lo anterior, el Comité recomendó a la Dirección del Plan el cambio del semáforo volcánico de verde a amarillo en la zona de Cumbre Vieja, no pudiéndose descartar que se intensifique la actividad sísmica sentida en los próximos días, dependiendo de la evolución.

A partir de este momento se incrementa el seguimiento del fenómeno y se comunicará cualquier cambio significativo.

En el Comité Científico, coordinado por la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias, han participado representantes del Instituto Geográfico Nacional (IGN), Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC); Instituto Volcanológico de Canarias (Involcán), Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Instituto Español de Oceanografía (IEO) y la Universidad de La Laguna, así como de la Consejería de Seguridad del Cabildo de La Palma Delegación, Subdelegación y Dirección Insular del Gobierno de España en la isla.

El semáforo volcánico del Pevolca consta de cuatro niveles: verde, amarillo (alerta, se comienza a informar a la población), naranja (alerta máxima, se detectan fenómenos preeruptivos) y rojo (emergencia, hay una erupción en curso).