La llegada de la nueva colada a la isla baja a vista de dron