La colada del volcán de La Palma, que llegó al mar la pasada noche por el acantilado de Los Guirres, ha formado un delta. / EFE/ Angel medina

La lava gana terreno al mar con una plataforma de 500 metros de ancho

El delta lávico podría extenderse por la escasa plataforma marina de La Palma, que alcanza grandes profundidades en pocos metros

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

El volcán de Cumbre Vieja ha destruido todo a su paso pero, desde el martes a las 23.00 horas, la cascada de lava que cae por un acantilado situado al norte de playa de Los Guirres, en Tazacorte, está ganando terreno al mar y construyendo una plataforma marina con un frente de unos 500 metros de ancho, según los cálculos realizados por el equipo de científicos que vigilan el proceso eruptivo desde el buque Ramón Margalef, del Instituto Español de Oceanografía (IEO).

En unas pocas horas, la lava se amontonó al pie del acantilado formando un cono y la pendiente se suavizó creando un delta que fue creciendo en anchura y avanzando hacia el mar.

Posiblemente, el nuevo terreno ganado al mar tendrá una tipología similar a otras plataformas volcánicas generadas por erupciones históricas a poco distancia de esta. Es el caso de la zona costera de La Bombilla, localizada un poco más al sur, y generada en la erupción del San Juan (1949) y la franja costera situada entre Puerto Naos y El Remo, originada en la erupción del volcán de Tehuya (1585).

Los expertos creen que el delta se parecerá a la zona de La Bombilla, al sur de playa Los Guirres, surgida en una erupción en 1949

«Hay una zona más abajo que se generó en la erupción de 1949 y que es muy similar a la isla baja que se creó justo al sur, cerca de Puerto Naos. Lo normal es que esta plataforma lávica reproduzca una morfología similar», explica el vulcanólogo y catedrático de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Francisco José Pérez Torrado.

En este punto coincide el geólogo y profesor jubilado del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Juan Carlos Carracedo, quien cree que el delta formado por este volcán se parecerá mucho a la plataforma creada en 1949 por el volcán Hoyo Negro, un poco más al sur de la playa de Los Guirres. « Estas plataformas se han creado en casi todas las erupciones históricas de La Palma. Pasó en el Teneguía, en la de 1712 de El Charco, en la de Tehuya de 1585... Todas han formado esas plataformas en esta parte de la isla, pero, donde el mar es más profundo, se crearon con menos extensión. Sin embargo, en la erupción de Hoyo Negro de 1949, al encontrar menos profundidad, generó una abanico más extenso. Lo lógico es que se cree una plataforma similar», afirma el veterano vulcanólogo.

No obstante, Carracedo advierte de que la lava, para poder seguir ganando terreno al mar en este punto de Tazacorte, tendría que alcanzar mucha profundidad ya que La Palma tiene muy poca plataforma marina. «A lo ancho seguirá creciendo, pero la plataforma tiene su límite en dirección al mar. Avanzar le costará cada vez más trabajo», explica.

La otra variable que determinará la amplitud del delta será la cantidad de lava que emita el volcán. Algo imprevisible, incluso para los científicos. «El proceso eruptivo se encuentra en un momento similar al que se ha venido observando, con una etapa más efusiva en la emisión de lava que predomina frente a la actividad estromboliana», explica Pérez Torrado. En todo caso, aunque ayer el volcán palmero presentaba cierta estabilidad, los cambios son la tónica. «Una erupción es un proceso muy dinámico, puede cambiar de un momento a otro y genera multitud de fenómenos ligados a ella», comenta Pérez Torrado.

El tremor, la vibración que produce la salida de la lava, se mantuvo ayer estable y se registraron algunos terremotos al sur del cono principal, en el municipio de Fuencaliente. «Estamos analizando estos datos. La mayor parte de ellos se han producido a bastante profundidad (unos 13 km.) y están ocurriendo donde empezó la sismicidad», apunta desde La Palma el sismólogo del Instituto Geográfico Nacional Itahiza Domínguez.

El experto no puede asegurar si estos sismos se deben a la recarga de la cámara magmática. «No sabemos la razón exacta. Tendríamos que ver si se debe a derrumbes en alguna parte de la 'cañería' que conduce el magma o por otra causa». En todo caso, Domínguez recuerda que en el Tagoro, en El Hierro, «hubo mucha sismicidad una vez empezó la erupción» y sostiene que el volcán sin nombre de La Palma está cumpliendo un patrón aunque «siempre sea una sorpresa».