La fajana de lava sigue humeando en La Palma