La emanación de gases tóxicos continúa en La Palma un año después