Blanco: «Una de las lenguas se ha detenido. Es la que está más hacia el norte»

La directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Canarias apunta que «la erupción sigue su curso con fases más explosivas»

CANARIAS7 Santa Cruz de La Palma

Tras una nueva reunión del PEVOLCA, Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias, la directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Canarias se ha encargado de actualizar los datos de las últimas horas sobre la erupción. María José Blanco destacó que la erupción sigue su curso con fases más explosivas y que la emisión de cenizas es el fenómeno más notorio hoy mientras la sismicidad ha bajado en las últimas horas aunque no se descarta un nuevo repunte. Añadió que el tremor sigue con amplitudes bastante grandes.

«Las coladas de lava avanzan de forma lenta. Es lógico, al alejarse del punto de emisión. Una de las lenguas se ha detenido. Es la que está más hacia el norte», explicó Blanco.

Además, descarta que se produzca una lluvia ácida.

La lava que escupe el volcán de La Palma sigue aminorando la velocidad a la que avanza, según la última estimación a unos 4 metros por hora, pero una de las dos coladas, l a que ya alcanzó el barrio de Todoque, de unos 1.200 habitantes, sigue ensanchando su frente y ya supera los 500 metros.

María José Blanco, directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Canarias, ha explicado tras la reunión del comité del Plan de Emergencias Volcánicas (Pevolca), que la ralentización de esta colada -la otra está detenida- no implica que el proceso eruptivo haya decrecido.

Tampoco que la sismicidad haya manifestado «no solo un bajo nivel como últimamente, sino que ha registrado señales denominadas de largo periodo relacionadas con fenómenos explosivos« que se produjeron anoche, más intensos que los de jornadas anteriores.

La ralentización de la colada, que en algunos puntos alcanza alturas de doce metros, se debe a que « cada vez le cuesta más avanzar« porque va perdiendo temperatura conforme se aleja del cono, y porque tiene que ir atravesando el »gran volumen« de material ya depositado, que además se ha enfriado en superficie. «Pero aunque sea lentamente el avance sigue», ha advertido.

Blanco ha abundado en que el centro de emisión de lava «sigue siendo el mismo», en que las deformaciones de la superficie «mantienen una velocidad estable» y en que la tasa de entrada de magma desde la corteza al reservorio del volcán -unos 26 millones de metros cúbicos- y de salida a la superficie es la misma.

En base a la velocidad actual y a las tasas de emisión medidas, ha dudado de que la lava llegue ni hoy ni mañana al mar, de lo que dependen otros factores como la temperatura, la fluidez y la topografía, que en estos momentos considera un factor predominante.

La directora del IGN en Canarias ha indicado que las explosiones notadas en los últimos días no han ido acompañadas de señales de largo periodo en los sismómetros, y se ha mostrado convencida de que se seguirán produciendo.

Tampoco ha descartado que puedan surgir nuevas bocas del volcán.

Por lo demás, ha abundado en lo que ya anunció la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) respecto a que es altamente improbable un episodio de lluvia ácida en Canarias, y en que la calidad del aire es de momento «buena», y ha anotado que la emisión de cenizas -la columna ha alcanzado los 4.500 metros de altitud- afectó a las operaciones aeronáuticas durante la mañana.