Imagen del volcán de Cumbre Vieja, en La Palma. / efe

La nueva colada destruye más casas en La Palma

Los vientos siguen en dirección noreste, lo que asegura la operatividad del aeropuerto durante las próximas «88 o 72» horas

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

La Dirección Técnica del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico (PEVOLCA) y un portavoz del Comité Científico apuntaron al mediodía de este domingo que la calidad del aire ha mejorado en toda la isla de La Palma, salvo en Puntagorda donde los niveles son «regulares», a la vez que puntualizaron que una colada se ha llevado por delante nuevas viviendas en Los Llanos de Aridane.

El foco efusivo hacia el oeste del cono principal de Cumbre Vieja se «ha reactivado» y ha generado «dos coladas» cuya lava se ha desplazado por terrenos ya ocupados anteriormente.

La colada hacia el sur de Cumbre Vieja se desplazó, apuntó el comité de expertos, «destruyó nuevas viviendas hacia el suroeste en Los Llanos de Aridane», hasta «entrar en la divisoria» con el municipio de Tazacorte, pegándose a la colada número nueve y aportando más energía «hacia el delta lavico». Por el camino ha «dejado un espacio intermedio» que no generó nuevas destrucciones.

Junto con la destrucción de nuevos inmuebles, la preocupación mayor es la calidad del aire. Ha mejorado en la mayor parte de la isla desde la tarde del sábado, pero este domingo por la mañana «los niveles en Puntagorda son regulares».

Entre las notas positivas anunciadas este domingo destaca que los vientos siguen en dirección noreste, por lo que el aeropuerto palmero tiene asegurada su operatividad, al menos, durante las próximas «48 o 72 horas».

La sismicidad, según Carmen López, del Instituto Geográfico Nacional sigue a la baja y el mayor terremoto registrado fue a las 14.48 horas del sábado y «no fue sentido por la población» palmera.

La deformación ha revertido, como en días anteriores, y la tendencia de dióxido de azufre en el aire «de rango alto pero también descendente». Los valores de dióxido de azufre son «estables como viene sucediendo desd eel 15 de noviembre».

En cuanto al tremor, los valores son «medio y bajos».

Actualmente siguen estando albergadas 554 personas, una más que el sábado y 43 dependientes están alojados en centros sociosanitarios de la isla tras 77 días de erupción y 83 de la puesta en marcha del plan de emergencia.