Hay concentraciones «muy altas» de SO2 en los cráteres tras 8 meses del fin erupción