La coladas de lava siguen imparables su curso avanzando sobre la LP-2