Asa la carne de su bocadillo al calor del volcán en La Palma