Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este miércoles 24 de abril
Central térmica de El Palmar en San Sebastián de La Gomera. C7
«Increíble, tercermundista», proclama un vecino de La Gomera entre velas y linternas

«Increíble, tercermundista», proclama un vecino de La Gomera entre velas y linternas

Antonio Luis Arteaga se pregunta, que cómo una isla esté tres días sin luz y no se hayan enviado grupos electrógenos desde Tenerife y Gran Canaria

Efe

Santa Cruz de Tenerife

Martes, 1 de agosto 2023, 12:36

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Antonio Luis Arteaga, vecino de San Sebastián de La Gomera, considera «increíble cómo hemos llegado a este punto» en la isla, que vive este martes su tercer día sin luz, una situación «tercermundista» que ha provocado la partida masiva de turistas, la pérdida de alimentos y la dependencia de velas y linternas.

«Es de vergüenza la forma en que estamos aquí, no se lo cree nadie«, asegura en declaraciones Antonio Luis Arteaga, que dispone de unos apartamentos turísticos en la capital gomera, «Villa Clara», adonde llamaron anoche preocupados unos visitantes de la Península que habían reservado su estancia en la isla a partir de hoy.

Finalmente esta familia viajará a La Gomera porque en el caso de Antonio Luis Arteaga, pertenece al sector de población que ha recuperado el suministro eléctrico esta mañana pero, subraya, en el municipio de Valle Gran Rey, que alberga la mayor concentración de plazas turísticas de la isla, «se fue todo el mundo».

«Si vas con niños a unos apartamentos y vas a encontrar todo cerrado, porque ni los bares pueden abrir, y vas a estar encerrado con velas y linternas ¿eso es vida?. Pues se fue mucha gente y así se escribe la historia«, lamenta Arteaga.

Hace tres noches, con el inicio del apagón, empezaron los congeladores a descongelarse y desde entonces «la gente está comiendo la carne y friendo el pescado para guardarlo frito», explica este vecino de la capital gomera, que señala que muy pocos supermercados disponen de un grupo electrógeno.

El problema es «cómo es posible» que una isla esté tres días sin luz y no se hayan enviado grupos electrógenos desde Tenerife y Gran Canaria, cuestiona Antonio Luis Arteaga, quien señala que «la gente está muy cabreada» pero no le queda otra que «aguantar».

Desde que se cortó la luz en la madrugada del pasado domingo, debido a una incendio en una central térmica de Endesa, «no hay otra solución» que ducharse con agua fría, llenar la casa de velas y linternas, especialmente en cocina y baño «y te acuestas temprano» porque para todo «dependemos totalmente de la electricidad».

Y se preguntan los gomeros cómo es posible que en el último cero energético registrado en Tenerife el 15 de julio de 2020 se solucionó en menos de 24 horas y en La Gomera se prevé recuperar la totalidad del suministro el jueves, mientras los turistas que quedan «no pueden comer» en bares y restaurantes y los supermercados ven cómo se estropea la mercancía.

Precisamente otra de las preguntas que ronda en el ambiente es la de cómo se van a abonar las pérdidas ocasionadas por el corte en el suministro ya que, prosigue Antonio Luis Arteaga, quién va a guardar las facturas de las compras realizadas y la comida estropeada «salvo quizás algún supermercado».

Mientras se esclarece esta cuestión los habitantes de La Gomera asisten al espectáculo de ver a las instituciones «tirándose los trastos y la pelota» unos a otros, aunque especifica que en el caso del Cabildo de la isla empezó a bombear agua para los diferentes municipios porque «aquí dependemos mucho de los pozos».

Cada uno ha encontrado la solución que ha podido como en el caso del Parador de Turismo de La Gomera, ubicado en la capital de la isla y que puso en marcha su propio motor pero, como es antiguo, provocó «una escandalera tremenda y no dejó dormir al pueblo», precisa Arteaga.

Lo que se pregunta reiteradamente la población gomera es cómo es posible que no haya una solución rápida para recuperar la luz y si se está cumpliendo la legislación, que especifica que los motores de una central eléctrica deben estar separados físicamente para evitar que se propague el fuego de unos a otros en caso de incendio, y mientras tanto, explica Antonio Luis Arteaga, se asiste con impotencia a ver «cómo se echan la culpa» entre empresa e instituciones.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios