La Casa del Queso: la cabra como tradición y como museo

DAFNE MORALES / PUERTO DEL ROSARIO

La Casa del Queso Cabrera Pérez, situada en Los Alares, municipio de Antigua, se levantó con la intención de juntar un museo en vivo, donde se muestra desde el primer hasta el último paso en la elaboración del queso majorero como tradición, con su propia ganadería expuesta como protagonista, pues es la cabra majorera la reina en este festín.

David Cabrera, dueño de la empresa, tenía planteado realizar la inauguración en marzo pero, ante la llegada de turistas a su puerta, se vio en la situación de anticipar todo el proceso para abrir.

Fuera del edificio se pueden observar cuatro banderas: la europea, española, canaria y, por supuesto, la isleña; y en la entrada un amplio cartel con la bienvenida y entrada gratuita. Si se sigue el camino de números, se puede ir leyendo la historia que hay detrás de cada sala, cuyos paneles informativos están escritos en cuatro idiomas.

A día de hoy, solo se puede ver expuesta la maquinaria tradicional que se usa para la elaboración del queso, maquinaria de su antigua ganadería situada en La Asomada, municipio de Puerto del Rosario. Sin embargo, en marzo, nos adelanta David, «ya podremos incluir el vivo en nuestra exposición, donde los visitantes podrán ver cómo se ordeña, en este caso, de manera mecánica, que supone un mejor rendimiento y más higiénico. Adicionalmente incluiremos expositores de vídeo de la preparación del queso en todas sus fases». David aún se encuentra en proceso de promocionar y dar publicidad a su empresa, con la que hace un homenaje a todas las familias y antepasados de la isla que supieron contrarrestar las adversidades climáticas y económicas para hacer de la elaboración del queso un arte hermoso, maravilloso y único, con una calidad gastronómica de primer nivel mundial.

En el año 2010, el ganadero tuvo que cerrar su antigua ganadería debido a la crisis, donde le daba forma a Quesos El Viso, y vender todas sus 550 cabezas de ganado, para poder recuperarse y, por fin, poner en marcha el proyecto que desde hacía mucho tiempo llevaba en mente. Fue en el año 2013 cuando comenzó a poner él mismo bloque por bloque, hasta levantar todos los cimientos del que sería el primer museo en vivo de la isla, cuya nave donde se encuentra el ganado está subvencionada por el Gobierno de Canarias.

Además de su finalidad de museo, David ha incorporado una tienda-cafetería, cuyo objetivo es vender todos los productos majoreros, con el fin de que el visitante tenga margen de elección. Incluso, añadirá a cada uno de ellos sus propios reconocimientos, como es el Queso Maxorata con su medalla de oro. Otros de los productos en venta son diferentes tipos de miel, mojos y ron, entre otros. David nos adelanta también que volverá a crear su propia marca de queso.