Una vigilante forestal observa las cumbres desde una de las torres de Medio Ambiente. / C7

La red de vigilancia forestal suma 13 cámaras y 17 estaciones meteorológicas

La ampliación de puntos de observación remotos amplía su cobertura a dos tercios de la isla. Incluye 10 sensores del grado de sequedad de vegetación

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

Las 13 cámaras nuevas de vigilancia, siete de ellas térmicas con visión de infrarrojos, y las 17 nuevas estaciones meteorológicas, de las que 10 son capaces de detectar el nivel de combustible muerto (grado de sequedad de la vegetación), que el Cabildo ha distribuido por zonas de riesgo de incendio forestal ya están conectadas al Centro de Coordinación Operativa Insular (Cecopin) de la Consejería de Medio Ambiente, que está calibrando el funcionamiento de los aparatos que amplían la red de sensores hasta cubrir dos tercios de la superficie de Gran Canaria .

Así lo detalla Gonzalo Gutiérrez, coordinador técnico del proyecto Alertagran, en cuya primera fase de las cuatro en marcha se incluye esta notable mejora en la cobertura de la red de vigilancia forestal, limitada hasta ahora a cuatro torres con vigilantes en los meses de mayor riesgo de incendios y a 10 cámaras convencionales.

Sin desvelar la localización de las 23 cámaras que ahora detectan durante las 24 horas del día cualquier hilo de humo, Gutiérrez explica que la red de detección temprana de todo tipo de incidentes, no solo incendios, falsos fuegos o quemas de rastrojos, sino también afecciones por fenómenos meteorológicos adversos o atentados al medio ambiente, intenta cubrir las zonas más despobladas y las más arboladas, entre ellas, por ejemplo, los pinares de Inagua, Ojeda, Pajonales y Tamadaba.

La ampliación de la telaraña de sensores que empieza a ser efectiva con los 2,7 millones de euros invertidos en Alertagran1, contratado en mayo de 2019 y que también introdujo mejoras en el sistema de gestión del Cecopin, empieza a ser efectiva cuando también se implementa Alertagran2, la dotación de un simulador de la evolución de los incendios forestales con el que diseñar mejor la estrategia operativa de intervención. El coste en este caso es de 508.000 euros y la adjudicación data de diciembre de 2020.

12 nuevos repetidores

Con la previsión de contratarse antes de fin de año, Alertagran3 ampliará la red de repetidores de telecomunicaciones existente con una docena de nuevos emplazamientos y suministrará 250 nuevos terminales de comunicación al dispositivo humano de Medio Ambiente, sus vehículos y bases operativas. El contrato salió a concurso en febrero con un presupuesto de 870.000 euros.

Completa el programa la cuarta fase recién licitada, y todavía en fase de recepción de ofertas, para la instalación de ocho barreras con cámaras y tres panales informativos en las carreteras de acceso a las cumbres de isla para controlar y regular el tráfico en las ocasiones en que se producen aglomeraciones para ver la nieve o el agua corriendo después de grandes lluvias. La inversión prevista para ello es de 582.870 euros.

Gonzalo Gutiérrez defiende la necesidad de regular y controlar los accesos viarios a las cumbres cuando se producen aglomeraciones «por la seguridad de la gente, porque se bloquean accesos a viviendas, hay salidas de la vía provocadas por el hielo y resulta afectado el trabajo esencial de los servicios públicos», entre otros motivos.

Aclara que el objetivo de las barreras no es blindar las cumbres sino regular los accesos. «Se abrirán y se cerrarán según las necesidades» desde la Sala de Control de Tráfico de la Consejería de Transportes y siguiendo las indicaciones del Cecopin, para que el disfrute de la naturaleza sea seguro.

La suma de los presupuestos adjudicados y licitados de las cuatro fases de Alertagran asciende a 4,66 millones de euros. La primera se contrató en mayo de 2019, la segunda en diciembre de 2020, la tercera está aún en proceso de adjudicación y la cuarta tiene todavía abierto el plazo para presentar ofertas.