Este coche sí está bien estacionado. Respeta el espacio para la acera marcado por la línea de adoquines de color claro, pero no siempre es así y el conductor de turno lo pega a las fachadas. / C7

Vecinos de la plaza del Cuarto en Ingenio reclaman bolardos

Hay conductores que no respetan el espacio reservado para el paso peatonal y pegan los vehículos a las fachadas de las casas

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Ingenio

Vecinos de la Plaza del Cuarto, en el casco de Ingenio, reclaman al Ayuntamiento que les coloque bolardos en el tramo de acera ubicado junto a sus viviendas para evitar que los coches invadan el espacio que está reservado para el tránsito peatonal.

En su momento contaban con una acera al uso, situada a una cota algo superior a la de la calzada y dotada de bordillos. Sin embargo, recuerdan que cuando el Ayuntamiento emprendió, hace años, obras de embellecimiento del casco, puso calzada y aceras al mismo nivel y las adoquinó.

La línea de adoquines de color claro no basta

La única señal que dejaron para informar a los conductores de coches de que debían dejar un espacio para la acera era una línea de adoquines de otro color. El problema es que no todo el mundo la percibe, de ahí que estos vecinos reclamen una barrera más explícita, como los bolardos.

Se quejan de que llevan años pidiéndolos y de que se los niegan, pero se preguntan por qué a otros vecinos de esta misma plaza se le conceden y a ellos no. Subrayan que no pretenden que se prohíba aparcar junto a sus casas. Son conscientes de la escasez de plazas para estacionar en pleno casco histórico, pero entienden que al menos sí ha de garantizarse el paso peatonal.

Hay conductores que les plantan los vehículos pegados a las fachadas y llegan incluso a bloquear las puertas de acceso a las casas.

La edil de Urbanismo, Victoria Santana, apuntó este lunes que el Ayuntamiento no puede llenar de bolardos el casco, pero que, en todo caso, el estudio del caso corresponde a la Jefatura de Tráfico. Este periódico intentó sin éxito conocer la versión de la Policía.