Borrar
Imagen de uno de los accidentes de tráfico registrados en el barrio de Miraflor. C7
Los vecinos de Miraflor viven con miedo la sucesión de accidentes de la GC-21

Los vecinos de Miraflor viven con miedo la sucesión de accidentes de la GC-21

En lo que va de año la carretera de Teror ha registrado al menos siete accidentes a su paso por Miraflor | Los coches se van contra las casas

Jueves, 6 de julio 2023, 08:14

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La carretera de Teror, la GC-21, es más segura que nunca tanto para peatones como para vehículos.

La ansiada mejora y acondicionamiento de la vía es una realidad desde junio de 2021, cuando se dio por terminada la actuación, de ensanchamiento sobre todo, sobre 7,8 kilómetros de carretera.

Pero los vecinos del barrio terorense de Miraflor no opinan lo mismo.

Desde la asociación vecinal apuntan que viven «con miedo» a que de nuevo un coche se choque contra sus casas, como ya ha sucedido en más de una ocasión.

En lo que va de año ya se han registrado siete accidentes de consideración.

El peligro, apuntan desde la Asociación de Vecinos Miraflor, es constante. Hay «una sucesión de continuos accidentes de tráfico en la GC-21 a su paso por Miraflor».

Por ello, más de una vez han solicitado a las administraciones públicas competentes la solución del problema. Pero asegura Ernesto Ojeda, por ahora les han hecho «caso omiso».

En más de una ocasión los coches han impactado contra las viviendas.
En más de una ocasión los coches han impactado contra las viviendas. C7

Los vecinos «no terminan de asimilar tantos incidentes en tan corto espacio de tiempo». Reclaman de manera urgente medidas de seguridad y protección en la vía, por la que además suelen transitar peatones.

Mientras, los vehículos siguen chocando contra las casas, la última vez hace quince días; estrellándose contra el quitamiedos; o colisionando entre ellos producto de adelantamientos indebidos.

«Se trata de una situación ya insostenible donde los vecinos tienen miedo por su integridad física al salir a la calle ya que temen atropellos o salidas de los vehículos».

La situación es más peligrosa los días festivos y los fines de semana, cuando aumenta la afluencia de coches, viandantes, bicicletas y guaguas, así como la llegada de clientes de dos restaurantes del barrio de Miraflor.

Así, una pequeña recta de apenas 500 metros se convierte en «un auténtico peligro para todas las personas que transitan en la GC-21, debido a la falta de aceras, adelantamientos y altas velocidades de los automóviles».

La velocidad en el tramo urbano está limitado a 40 km/h, pero, aseguran los vecinos afectados, se llegan a alcanzar velocidades de más de 100 km/h.

Además, en este tramo de carretera «hay carreras de coches a altas horas de la madrugada».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios