Vista general del centro comercial Plaza. / JUAN CARLOS ALONSO

Urbanismo precinta los grupos electrógenos del centro comercial Plaza en Playa del Inglés

La reyerta con arma blanca del pasado fin de semana tuvo lugar en la parte superior del complejo, que debía estar cerrado al no tener luz

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO San Bartolomé de Tirajana

El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana ha ordenado la paralización, suspensión y precinto inmediato de los grupos electrógenos ilegales que estaban suministrando electricidad a los establecimientos de ocio nocturno Molly Malones, The One, Panamera y El Caserío, en el centro comercial Plaza, en Playa del Inglés. Pese a que este complejo está sin actividad y cerrado desde hace meses por carecer de suministro eléctrico, estos locales sí estaban abriendo gracias a esos grupos electrógenos, que, según el consistorio, no contaban con permiso habilitante, y pese también a la oposición de la comunidad de propietarios, que, de hecho, los denunció ante el Ayuntamiento y ante la consejería de Transición Ecológica del Gobierno canario, que es la que lleva los asuntos de Energía.

Además, se da la circunstancia de que fue en la parte superior de este centro comercial, en lo que se conoce como Plaza de Maspalomas, donde se produjo el fin de semana pasado la reyerta con arma blanca y botellas rotas que dejó dos heridos y que, tras su viralización en redes sociales, ha podido dañar la imagen del sur como destino turístico seguro. La pelea, a las cuatro de la madrugada, coincidió con la hora de cierre de esos locales, que, atendiendo al criterio del Ayuntamiento, no debían estar abiertos.

La concejalía de Urbanismo que dirige Samuel Henríquez incoó un expediente sancionador a raíz de una primera visita de inspección de agentes de la Policía Local el 23 de octubre pasado en la que constatan la existencia de dos generadores de corriente eléctrica ubicados en los garajes. Esos grupos daban luz a cuatro locales en concreto porque el centro comercial está sin luz después de que un incendio en un local el 31 de enero de 2021 afectó a casi la totalidad de las líneas de distribución eléctrica del complejo y propició que al día siguiente Endesa (y no el Gobierno canario, como por error informó este periódico) decidiera cortarles el suministro eléctrico.

Advierte el Ayuntamiento de que esa carencia de luz no puede suplirse con grupos electrógenos puesto que, según un informe técnico del 18 de noviembre pasado, incumplen las condiciones mínimas de seguridad en cuanto a salida de gases, depósito de combustibles, red eléctrica o al habitáculo para su instalación, además de señalar que el Plaza no tiene activas las medidas de seguridad contraincendios que dependen del suministro de luz.

Pese a que la comunidad denunció ya esta situación desde el 14 de octubre, el expediente se le incoa a esta entidad jurídica en tanto que responsable del complejo, a la que se le insta al restablecimiento de la legalidad infringida. También da un plazo de audiencia a los propietarios de los locales que tenían los grupos electrógenos. Si la situación persiste, el Ayuntamiento procedería al desalojo y precinto de la totalidad del centro comercial. En cualquier caso, la comunidad ya ha iniciado las obras para renovar la instalación eléctrica y poder reabrir.