Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 22 de abril
La mancha verde marca la ubicación de la planta de hidrógeno dentro de la parcela de DISA. C7
Turcón rechaza la planta de hidrógeno verde prevista en la DISA de Salinetas

Turcón rechaza la planta de hidrógeno verde prevista en la DISA de Salinetas

El colectivo ecologista destaca que el proyecto carece de una fuente de generación de energía renovable y de abasto de agua que sean propias

Martes, 26 de marzo 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El colectivo ecologista Turcón sostiene que la planta de generación de hidrógeno verde, basada en tecnologías de electrólisis de agua, proyectada dentro de las instalaciones de la compañía DISA en Salinetas (Telde) «es un sinsentido si no tiene asociada una fuente de generación de energía renovable propia».

En sus alegaciones al proyecto que el Gobierno canario somete a información pública, Turcón mantiene que la planta que producirá pilas de combustible, no se puede definir como de hidrógeno verde pues la energía que se usará para su generación no es de origen renovable sino que saldrá de la red eléctrica existente.

Según el colectivo, el proyecto que prevé generar 296 toneladas de hidrógeno al año, va a aumentar la demanda de energía eléctrica exigiendo una sobrepotencia de 2,2 megavatios (MW) «que tendrá que ser suplida con la producción de los grupos de energía fósil con mayor capacidad de gestión, como los motores diésel o las turbinas de gas», lo que incrementará las emisiones de CO2.

«El sistema consume el doble de energía de la que luego podrá aportar» y después de toda la consumida para obtener el hidrógeno «también hay que consumir para comprimirlo», alega.

Además, destaca que «la ingente cantidad de agua a utilizar» en este proceso industrial «va a tensionar los consumos habituales del lugar» al no disponer de medios propios de abasto. Turcón explica que sus necesidades de agua se cubrirán con recursos hídricos procedentes de las redes del polígono industrial, es decir, del sistema de abastecimiento público dependiente de la desalinizadora de Salinetas.

Proceso de desmineralización

Ese agua debe cumplir unas características de composición y pureza concretas antes de someterse a su transformación en hidrógeno y oxígeno en el electrolizador. Por ello, pasará antes por un proceso de desmineralización que también conlleva demanda energética y generará un volumen de agua de rechazo relevante.

Para Turcón la planta, si se quiere considerar verde, «tiene que producir su propia agua vinculada a fuentes de energía renovables propias y adaptando la producción a la disponibilidad de energía instantánea para no tensionar el sistema público».

Por todos estos motivos, pide que se rechace la autorización ambiental y el estudio de impacto y que se solicite la reconfiguración del proyecto.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios