Vista parcial de la costa norte ordenada por el plan territorial aprobado por el Cabildo. / c7

El trazado de la GC-2 de Bañaderos a San Felipe no lleva túnel en Moya

El Plan Terrritorial del litoral de Arucas, Moya y Guía propone reservar varios suelos para un futuro realojo de 300 casas en dominio público

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

El Plan Territorial Parcial del Litoral del Norte (PTP-15) que ordena la costa de Arucas, Moya y Santa María de Guía obtuvo este miércoles la aprobación definitiva del Consejo de Gobierno Insular.

El Plan, que entrará en vigor tras recibir luz verde del Pleno y ser publicado, mantiene el trazado previsto para el tramo de la autovía del Norte (GC-2) que falta por construir entre Bañaderos y San Felipe.

El corredor para la GC-2 gana carriles por el lado tierra para duplicar la carretera actual, evita cualquier variante y deja para el proyecto de obra la decisión de los detalles de la vía en ese trazado, como el posible soterramiento de la GC-2 al pasar por Bañaderos.

Modificación de trazado

La consejera de Política Territorial, Inés Miranda, explica que el túnel que pedía el Consistorio de Moya para atravesar el litoral de este municipio «es inviable», aunque podría ejecutarse cuando el Cabildo culmine la revisión del Plan Insular de Ordenación (PIO) de 2004, que acomete desde hace años.

Entonces serán posibles modificaciones de trazado de carreteras con una distancia inferior a 3,5 kilómetros, caso del túnel de Moya, mediante un proyecto de construcción, agrega Miranda sobre la viabilidad futura de ese tramo subterráneo.

Imagen de archivo de viviendas en primera línea de mar del barrio de San Andrés (Arucas). / C7

La alternativa elegida propone que la actual carretera, en la que la velocidad se reduce a entre 50 y 70 kilómetros/hora, deje de ser una vía rápida y se convierta en un bulevar en los tramos más anchos, de Bañaderos, a partir del Club de Tiro Olímpico, a la playa de San Felipe.

Dominio marítimo-terrestre

El Plan cifra en torno a 300 las viviendas de esa franja costera que habría que realojar para liberar el dominio público marítimo-terrestre y recomienda a los ayuntamientos que recalifiquen suelo urbanizable en los núcleos de San Felipe, El Pagador-Casas Quemadas y San Andrés, donde estima que cabrían al menos 800 nuevas casas.

También sugiera la implantación de hoteles de calidad en dos emplazamientos del litoral que ordena, frente a Hoya Salina y al lado de San Felipe.