Los trabajadores de los kioscos de Playa del Inglés y Maspalomas exigen agilidad para recuperar sus empleos