Los vecinos trabajaron codo con codo para rebachear la calle. / C7

Los vecinos se hartan y tapan los baches de la calle Volcán Teneguía

Asfaltado. La desesperación de los residentes de El Caracol ante la desidia del Ayuntamiento les ha lanzado a financiar y rebachear ellos mismos la maltrecha vía

JUAN PÉREZ BENÍTEZ Telde

Los baches en muchas carreteras del municipio es un problema de sobra conocido por todos. Son tantas las vías que desde hace años están en cola reclamando ser atendidas, que el Ayuntamiento, a pesar de estar trabajando sobre varios planes para adecentar más de cien calles con una inversión que supera el millón y medio de euros de presupuesto, se está viendo desbordado para llegar a todos los rincones.

La carretera que da acceso a la calle Volcán Teneguía, en El Caracol, es una de las víctimas de esta situación. Rogelio García Santana, un portavoz vecinal, reclamaba desde hacía dos años a la institución municipal la decadencia que sufren «desde hace más de cuatro años» las infraestructuras viarias de esta vía. Una cuestión que afectaba a una veintena de vecinos hasta hace unos días, cuando los propios residentes se remangaron y se pusieron a rebachear la zona ellos mismos.

El ciudadano explica que denunció en varias ocasiones mediante escritos la situación al Consistorio, mantuvo conversaciones de primera mano con el concejal de Vías y Obras, Eloy Santana, para solicitarle la incorporación de la calle en algún proyecto de reasfaltado -sin llegar a ningún puerto- e, incluso, recogieron más de 1.000 firmas por todo el barrio para instar a la administración pública a que tomase cartas en el asunto de forma urgente.

Hace una semana, ante la notable desidia administrativa y los continuos mensajes procedentes de la Corporación pidiendo paciencia porque «no había recursos para llevar a cabo la obra en estos momentos», los vecinos explotaron. Un sentimiento de contrariedad que les impulsó para acabar autofinanciando y ejecutando de manera comunitaria la obra.

Los materiales para tapar los 'cráteres' de la calle Volcán Teneguía les costó 1.800 euros en total a los doce vecinos participantes, aportando 150 euros cada uno. Este pasado fin de semana, con consejos y ayuda de varios albañiles, realizaron la mezcla para crear los doce metros cúbicos de hormigón que sirvieron para sanar una cuestión que cada vez iba a peor.

Para más inri, la causa de estos agujeros, según cuenta Rogelio, fueron, en gran medida, por culpa de las múltiples averías que han surgido en los últimos años en las tuberías de Aguas de Telde y que dejaron la carretera en un estado deplorable.

La desnivelada vía ha propiciado caídas, reventones de gomas de coches y que los taxistas se nieguen a dejar a los clientes en la puerta de sus casas para no dañar su herramienta de trabajo, el vehículo.

«No habríamos intervenido si no sabemos que vamos a hacer un buen trabajo. Esto era algo que debería haberlo hecho el Ayuntamiento hace tiempo. Pero ya no podíamos seguir viendo nuestra calle en estas condiciones todos los días», subrayan los vecinos sobre la reforma que pone fin a una problemática que sigue persistiendo en otras zonas de Telde.