La traída del agua, a vista de dron