¿Qué le pasa a mi coche, doctor?

Un grupo de exalumnos del CIFP Cruz de Piedra, en la capital, abren en el Parque Empresarial de Melenara su segundo taller en un año. Especializados en coches antiguos y clásicos, su sello es la información ‘on line’ al cliente y la transparencia

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO

No está lleno de tizne, la media de edad es de 23 años, el cliente recibe información on line del arreglo de su coche, los trabajadores cuidan la imagen y disponen de unidades de traslado, del vehículo o de quien lo conduce. A simple vista estas características se alejan del cliché de un taller de vehículos. Pero son las características de Car Home Services, una empresa montada por dos exalumnos del Centro Integrado de Formación Profesional de Cruz de Piedra, en la capital, que acaba de expandir su negocio con la apertura de dos nuevas naves en el Parque Empresarial de Melenara. Hoy a partir de las 18.00 horas inaugurarán por todo lo alto estas instalaciones de 1.100 metros cuadrados, aunque ya llevan varias semanas a pleno rendimiento y no han parado de recibir clientes en España.

Casi más que a un taller de mecánica y electricidad, uno tiene la sensación de llevar el coche a un médico. La percepción tampoco se antoja tan exagerada porque precisamente Car Home Services, a pesar de atender a todo tipo de vehículos, está especializada en el arreglo de coches antiguos (anteriores a 1955) y clásicos (de 1955 a 1982), cuyos motores y carrocerías exigen un trato delicado, casi de cirugía artesanal. Sus piezas no se reponen, se reparan. Ese cuidado es justo lo que garantizan en este taller, según el gerente de la empresa, Gustavo Cabrera, que el día del reportaje tenía en quirófano varios modelos de ese perfil. Un hobby suyo de siempre lo convirtió en una oportunidad de negocio. El mercado, 800 vehículos. De hecho, por sus manos ha pasado gran parte del patrimonio automovilístico de la isla.

Aythami Díaz revisa un motor antiguo, pura artesanía.

La sociedad tiene un año de vida y es un testimonio claro de que, con las ayudas que hoy facilita la administración pública, la edad no debe ser un obstáculo para montarse por cuenta propia y labrarse un futuro sólido. La primera sede de Car Home Services abrió, de hecho, en el centro de emprendedores del polígono industrial de El Sebadal, en la capital, donde sigue operativa. En apenas un año aquello, con 233 metros cuadrados, se les quedó pequeño (bueno, lo notaron desde el tercer mes de vida) y han tenido que ampliar instalaciones en Telde. Cabrera, con solo 27 años, se vino de la mano de su socio y jefe de taller, Aythami Díaz. De coordinar a cuatro empleados han pasado a 18, para lo que se ayudan de dos jefes de equipo, uno para cada sede. Eligieron Telde en un intento de acercarse más al cliente. Tienen muchos en la zona sur y creen que este municipio les deja a mitad de camino de todo, en un punto céntrico.

Con todo, donde en realidad tuvo su simiente este proyecto empresarial fue en las aulas de un instituto de un barrio obrero de Las Palmas de Gran Canaria, en Cruz de Piedra. Un grupo de alumnos, muy jóvenes, que cursaban un ciclo superior de automoción se vieron de repente con un título en la mano y un frío que helaba en la calle por una crisis que, cual glaciación, congeló todo acceso posible al mercado de trabajo. Lejos de hundirse, emprendieron, y lo primero que hicieron, cuenta Cabrera, fue dedicarse a lavar vehículos, especializándose, también entonces, en antiguos y clásicos, en un intento de diferenciarse del resto del mercado. Lo montaron 10 alumnos, en el propio instituto. De ahí dieron el salto a la sociedad fundada en 2017.

¿Y dónde está el secreto de este éxito? Para Cabrera y para Díaz, en la «transparencia y en la claridad con el cliente». Reciben información on line sobre el arreglo del vehículo. Dan a elegir entre correo o wasap. Los mecánicos les mandan fotografías de las reparaciones, de los repuestos, de la pieza vieja y de la nueva, y si el arreglo es muy grande les facilitan hasta vídeo. En caso de revisión, el presupuesto previo se envía con imágenes de lo que necesita repararse. «Hemos querido diferenciarnos de lo que ya hay, en la especialización, en la claridad, en las nuevas tecnologías y en la calidad de los materiales que trabajamos, no funcionamos con piezas usadas». Otro ejemplo de esa apuesta por la diferencia: los dos compañeros con cuatro unidades móviles que llevan al cliente al domicilio, o que le van a buscar el coche. Y como son fieles a esa excelencia que quieren que sea marca de la casa, hoy montarán un buen espectáculo para su inauguración. «Será diferente», avisan. Por lo pronto, no podrá faltar una exposición de coches antiguos y clásicos.