Andrea y Carolinaposando sonrientesen el IES La Herradura / ARCADIO SUÁREZ

Premio doble a la excelencia en el instituto de La Herradura

Sobresalientes. Carolina Sánchez y Andrea Rodríguez han sido elegidas por Canarias Masterclass para conocer de primera mano la profesión de sus sueños y resolver dudas al respecto gracias a prácticas reales

Juan Pérez Benítez
JUAN PÉREZ BENÍTEZ Telde

Carolina Sánchez Reina (17 años) y Andrea Rodríguez Martel (18 años), alumnas de segundo de Bachillerato del Instituto de Enseñanza Secundaria La Herradura, están de enhorabuena. Ellas han sido dos de los 50 estudiantes canarios seleccionados por Canarias Masterclass, un proyecto de orientación preuniversitaria en el que el medio centenar de seleccionados tienen la oportunidad de compartir una jornada laboral con un gran profesional del sector en el que estén interesados.

De esa manera podrán sumergirse en la realidad de la profesión, preguntar todas sus dudas, recibir consejos y, en definitiva, vivir durante un día cómo será su vida si se deciden por ese trabajo.

En concreto, y de casualidad, ambas quieren ser profesoras. Guiomar Cabrera, la jefa de estudios del centro del que las alumnas se despiden este año, explica que el 1 y 2 de junio se hará la entrega de premios y posteriormente se les asignará un centro educativo en el que van a ir a hacer un día de prácticas real. Del mismo modo, se les asignará un mentor que les acompañará durante toda la carrera universitaria.

Una oportunidad única

Esto les dará una oportunidad única , irrepetible y al alcance de muy pocos alumnos de su edad, que podrán aprovechar para decidir su devenir.

Además, este plan nace de un conjunto de empresas canarias que se unifican para la búsqueda y el impulso de los mayores talentos del Archipiélago.

Para que la organización del concurso académico las haya acabado eligiendo han tenido que pasar varias pruebas. Arrancaron con un test básico con varias pruebas psicotécnicas que sirvió para quedarse con 100 candidatos a las 50 plazas disponibles.

La segunda etapa se correspondía a la creación de un documento audiovisual en el quese daban a conocer y explicaban sus gustos y cómo se querían ver en el día de mañana. Según explica Cabrera, el centro les ayudó en esta fase para aconsejarles con ánimo de que pudiesen entrar en el proyecto.

Un plan que debe extenderse

La jefa de estudios asegura que siempre se encuentran alumnos hundidos en un mar de dudas por no saber qué estudiar o a qué le gustaría dedicarse en el futuro. Por ello agradece a Canarias Masterclass por dar la posibilidad a los jóvenes de vivir esta enriquecedora experiencia e invita a más organizaciones e instituciones públicas para que se extienda esta iniciativa que podría aclarar dudas a muchos adolescentes, además de evitar la frustración postestudios.