Carmen Hernández y Diego Ojeda presentaron las remodeladas instalaciones del centro. / c7

El nuevo Centro de Rehabilitación Psicosocial de Telde gana espacio y servicios

Las instalaciones municipales han sido remodeladas para ofrecer mejor atención a los 30 usuarios que la ocupan y sus familiares

Juan Pérez Benítez
JUAN PÉREZ BENÍTEZ Telde

Este lunes se ha inaugurado la nueva sede del Centro de Rehabilitación Psicosocial, un centro que se trasladó en 2020 a la instalación municipal que se encuentra en la calle Maestra Chanita Ruiz y que ha sido objeto de varias obras para mejorar la atención a los usuarios y sus familias.

Al centro, gestionado por el Ayuntamiento gracias a una subvención de 205.000 euros del Cabildo, se le ha añadido un despacho para realizar los seguimientos de usuarios; se instalaron toldos en la terraza y estores en el centro; se insonorizó la sala de la planta semisótano y se le dotó de un nuevo mobiliario.

También se adquirió material para el taller de música, permitiendo potenciar el mismo además de programar el inicio de un nuevo taller de sonido, y para el de expresión artística, vital en el proceso rehabilitador.

Usuarios con trastornos mentales graves

El acto fue presentado por la alcaldesa de Telde, Carmen Hernández, y junto a ella estuvieron el concejal de Servicios Sociales, Diego Ojeda, la consejera de Política Social del Cabildo de Gran Canaria, Isabel Mena. Al acto también acudieron el director del área de Salud de Gran Canaria, José Antonio Sánchez, y el director gerente del Instituto de Atención Sociosanitaria de Gran Canaria, Jorge David Ramos, entre otros.

La regidora municipal destacó la importancia de la labor que desarrolla este recurso social. «Favorece la mejora de las capacidades individuales y la recuperación de áreas afectadas como consecuencia del trastorno mental grave, propiciando su independencia e integración en la sociedad», apuntó la líder de Nueva Canarias en la localidad.

Incremento de las enfermedades mentales

También destacó que las 30 plazas disponibles de este centro están totalmente ocupadas por usuarios de Telde y Valsequillo, que además de recibir acompañamiento psicológico y psiquiátrico, participan en las numerosas terapias, talleres y actividades.

Del mismo modo, Hernández aprovechó para acordarse de la necesidad de mejorar la atención a las personas que sufren problemas de salud mental. «Esto es más urgente ahora que con la pandemia se han incrementado los casos de ansiedad, angustia y trastornos alimentarios y del sueño», apuntaló.

Por su parte Mena reiteró el compromiso insular con estos centros: «se trata de una apuesta importante para que estas personas con problemas de salud mental cuenten con centros para su rehabilitación, ganen autonomía y reciban el apoyo necesario para su integración social».

Macías también fue en la misma dirección y alabó la función que se cumple en las instalaciones y lo puso de ejemplo de cómo deben funcionar los centros psicosociales en el Archipiélago.

Amplia oferta de terapias y actividades para la cohesión social

Las personas usuarias de este servicio disponen de un amplio programa de actividades. El centro ofrece terapias asistidas con animales, un grupo de cognición social, un taller de lectura, ajedrez, jornadas familiares, visitas a ferias, museos o exposiciones, campeonatos de fútbol con otros centros, celebraciones de días específicos, salidas a la playa y actividades lúdicas y de cohesión social como asaderos, fiestas navideñas y chocolatadas, entre otras.