El montículo de hormigón y bloques en el interior de la curva no deja pasar al vehículo de más de 60 plazas. / JUAN CARLOS ALONSO

Una masa de hormigón impide el paso a una guagua escolar por Camino del Cardonal

Un vecino ha hecho una obra invadiendo la estrecha carretera porque dice que el terreno es suyo

Juan Pérez Benítez
JUAN PÉREZ BENÍTEZ Telde

Los residentes del Camino del Cardonal y Ojos de Garza han puesto el grito en el cielo desde la semana pasada para denunciar que la guagua escolar que pasa por los dos barrios ha tenido que alargar considerablemente su ruta diaria por culpa de una masa de hormigón y bloques que le impide atravesar una curva de la estrecha carretera en Camino del Cardonal, obligando al chófer a dar la vuelta y tener que recoger a los estudiantes de la parte alta del enclave por otra vía.

Hasta 45 minutos de retraso ha producido estos días el extenso montículo que ha instalado un vecino de la zona. «Los niños han estado llegando mucho más tarde de lo normal al colegio y lo mismo ocurre cuando vuelven a casa», explica indignada un ciudadana.

Sin embargo el vecino de la zona que montó la criticada obra el miércoles pasado, tras las fuertes lluvias provocadas por la tormenta tropical Hermine, declara que « este cacho de terreno me pertenece. Puse el hormigón porque con las lluvias el agua estaba entrando por debajo de los invernaderos. Ya no me pasa más».

La guagua de grandes dimensiones que tiene que transportar a un número nutrido de alumnos está tardando casi o más del doble de tiempo en llevar y traer a los jóvenes como consecuencia del arreglo.

Un tedioso recorrido

Además, el servicio se lleva a cabo cuatro veces durante el día. Dos para llevar y traer a los adolescentes al instituto de Las Huesas y otras tantas para repetir el camino con los niños y niñas que reciben clases en el CEIP Lucía Jiménez. Antes el transporte subía de Ojos de Garza al Cardonal y bajaba hasta Las Huesas para dejar a los adolescentes. Ahora recoge a los usuarios de Ojos de Garza y a los de la parte baja del Cardonal, para luego salir por Ojos de Garza y subir por la GC-140 dirección El Goro, llegar a la rotonda, coger la GC-100 dirección Ingenio y pasar Cuatro Puertas y Piletillas hasta llegar a la entrada por la zona alta del enclave afectado. Todo ese recorrido lleva una semana haciéndolo el chófer poder recoger o dejar en sus casas a los estudiantes restantes.

Gumidafe, la empresa de guaguas que presta este servicio a los escolares con vehículos de más de 60 plazas, también se ha quejado ya que este problema les está afectando a ellos de igual manera, pues esto supone un mayor coste de gasolina y de tiempo.

Por todos estos motivos, los vecinos han manifestado ya su malestar en las redes sociales, llamado a la policía y dirigido al Ayuntamiento de Telde para solicitar una mediación con este vecino que, por ahora, no tiene intención alguna de quitar el obstáculo construido por él mismo.

«Como ya era poco peligrosa esta curva, un vecino ha tenido la ocurrencia de ocupar el asfalto en plena curva dejando acceso para un solo vehículo», manifiesta una vecina indignada en Facebook.

Los residentes sufren el pésimo estado de la carretera todos los días. / c7

Los vecinos también esperan por el arreglo de la carretera

Del mismo modo, los habitantes de esta zona han aprovechado la coyuntura para preguntar al Gobierno local cuándo van a arreglar la desgastada vía que une todas las casas de este lugar. Una lucha vecinal que llevan años manteniendo y soportando. En su momento, hace ya tres años, se rebachearon los agujeros más grandes, pero ya se han vuelto a abrir.