Borrar
Imagen del Pleno. En primer término, a la derecha, Janoa Anceaume, exconcejala de Vox, en la bancada de gobierno. R.F.
Manifiestos, cambio de silla y 'picapiedras' en el Pleno de Telde

Manifiestos, cambio de silla y 'picapiedras' en el Pleno de Telde

El vicealcalde Sergio Ramos anunció que la deuda que se mantiene con la empresa pública Fomentas se reduce en un millón de euros

Viernes, 1 de marzo 2024, 15:47

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Pleno del mes de febrero, celebrado este 1 de marzo, del Ayuntamiento de Telde transcurrió entre manifiestos, un llamativo cambio de silla y algún rifirrafe a costa del término picapiedras que salió a relucir en el apartado ruegos y preguntas, cuando el vicealcalde Sergio Ramos (PP) desveló que en una comisión Héctor Súarez (CC) llamó «picapiedra» a Iván Sánchez, concejal de Vías y Obras. Esto provocó que el portavoz de CCquisiese replicar al portavoz del PP, pero el alcalde Juan Antonio Peña no le dejó al encontrarse fuera de su turno.

Con poca chicha, algo criticado por la oposición, el Pleno de febrero del Ayuntamiento de Telde se inició con la lectura de los manifiestos contra la violencia de género, el Día de la Mujer, el Día Internacional del Síndrome de Asperger y el Día Internacional contra la mutilación genital femenina.

Entre las propuestas de acuerdo se aprobó por una partida de 663.954,45 euros la modificación de crédito para el parque móvil; así como la aprobación de un reconocimiento extrajudicial de crédito de 7.700 euros para abonar las verificaciones y las reparaciones de los etilómetros, así como los consumibles y las muestras de laboratorios de los test de drogas que realiza la Policía Local.

Y así se pasó al capítulo de ruegos y preguntas, el momento con algo de chicha de todo el Pleno. Lo más relevante del Pleno desde su inicio fue ver cómo Janoa Anceaume, exconcejala de Vox y ahora en el grupo de gobierno, dejó su asiento habitual y se sentó junto a los concejales de gobierno Juan Pablo Rodríguez y Juan Francisco Artiles, dejando sola a Rita Esmeralda, concejala de Vox. Esto se produjo ante la ausencia del concejal de Festejos, Miguel Ángel Rodríguez.

En ruegos y preguntas, Vox preguntó por la Casona de San Juan, habitada por okupas y que ha generado inseguridad entre los vecinos. El alcalde destacó que se está «a la espera del acta de ocupación. A día de hoy, la Casona sigue siendo de sus antiguos propietarios. La intención es que en la próxima Junta de Gobierno tengamos el acta de ocupación y pase a ser patrimonio municipal para poder actuar».

Héctor Suárez (CC) y Celeste López (NC) mostraron su preocupación por la futura instalación de una planta de hidrógeno verde en Salinetas.

También CC llevó al Pleno la precariedad de las instalaciones deportivas, mientras que NC quiso saber cómo estaban las subvenciones aprobadas en su día, y que estaban a punto de expirar, para reformar las instalaciones de Narea y los campos de fútbol Pedro Miranda y El Calero. Ahí el concejal de Deportes Christian Santana fue rotundo con Celeste López. «Usted pretende que hagamos en ocho meses lo que ustedes no hicieron en cuatro años. Se han prorrogado las fechas», destacó, mientras que el alcalde dijo que Deportes no dispone de técnicos para efectuar los procesos de pliegos y que se está incidiendo en ese aspecto, ya que hay sobre la mesa 15 subvenciones.

Otro rifirrafe se produjo, también con los mismos protagonistas, cuando Héctor Suárez al hablar de los socavones en Salinetas, en el acceso de la GC-1 a la altura del antiguo Ikea, empleó la palabra «conseguidor» refiriéndose a Sergio Ramos, que había anunciado que la próxima semana se reunirá con Pablo Rodríguez, consejero del Gobierno de Canarias, para tratar el asunto.

«Yo no soy ningún conseguidor. El Cabildo nos ha dicho que la competencia es del Gobierno y se está en proceso de municipalización, con la implicación del consejero», resaltando en ese momento que «este gobierno es uno» y anunciando que la deuda que mantiene el consistorio con Fomentas «se ha reducido de los 2,7 millones a los 1,1 millones a 31 de diciembre, aunque ahora es de 1,7. La empresa pública, por mucho que la oposición se esmeró en decir que la íbamos a destrozar, está en vías de ser saneada».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios